La Plenitud del Ser

Archivo para mayo, 2010

Ingredientes de la felicidad

Solo deseo amarte

Buenos días vida….

Doy gracias a al universo, a mi ser y a ti que estas ahí leyendo. Me doy cuenta de lo afortunada que soy  por todo lo que disfruto, por poder continuar escribiendo, por poder ver los mensajes, comprender la conexión con la vida y por todo.

Siento una profunda gratitud por todas las personas que han estado, están y estarán en mi vida. Comprendí muchas cosas en este camino y deseo compartirlas, pues cuando me guardo lo que aprendí sé que no estoy cumpliendo la misión que elegí. Compartir la LUZ.

En mi receta de la felicidad hay varios ingredientes en los que me centro:

  • El primero es dejar paso al perdón. Limpiar los restos de suciedad mental. Para vivir feliz lo primero es aprender a perdonarnos a nosotros mismos y después a los demás. Si mantenemos nuestro pensamiento en lo difícil que es y fue nuestra vida, en el daño que nos han hecho, en lo mal que estamos…, entramos en un gran agujero negro que absorbe todo, somos tragados por él y quedamos atrapados, sin poder salir de ahí. Por el contrario si perdonamos y nos liberamos de las emociones densas (las opuestas al bienestar) estamos en plena LUZ, una luz que es expansiva y cuanto más liberamos su opuesto más ligeros y felices somos.
  • El segundo es perder el miedo a ser como soy. Corresponde a cada persona tomar la responsabilidad de su libre albedrío para ser lo que desee ser. La responsabilidad es solo nuestra. Para ello hay que perder el miedo, abandonar las viejas creencias, todo aquello que nos limita, nos impide avanzar. Cuesta lo mismo temer que confiar. Es nuestra la elección decidir dónde estamos. Somos libres de temer, ¿porqué no para perder el miedo?. Todo es cuestión de elección.
  • El tercero y más importante es darle entrada al Amor (A la LUZ). Si me amo… puedo amar, pero si no consigo amarme, no podré amarte. El Amor es el ingrediente principal en la receta de la felicidad por que cuando amamos irradiamos comprensión, paz, tranquilidad, somos el hombro en el que otros se pueden apoyar, somos servicio, generosidad….. Damos lo mejor de nosotros mismos y recibimos multiplicado lo que damos. Además este ingrediente hace que todos los demás se multipliquen y enriquece la vida.

Supongo que hay muchísimas más cosas que son necesarias para ser feliz, pero estás son el eje de mi vida. Perdonar, Confiar y Amar, no necesito nada más para ser feliz. Si perdono confío, si confío estoy segura, si estoy segura puedo ser yo misma, si soy yo misma AMO plenamente. Solo tengo que recordar que nadie puede ser lo que YO SOY, pues somos seres únicos y exclusivos. Seres Auténticos. Seres de LUZ.

¿Te paraste a pensar porqué tantas personas necesitan llevar marcas exclusivas, tener objetos valiosos, dinero….?, es bien sencillo… olvidaron lo que son. Ninguna marca, ni los mayores tesoros podrán nunca suplir la necesidad, lo que buscan e intentan ser al adquirir las cosas valiosas, no llenará jamas la carencia, no se llena con cosa que están fuera de uno mismo, sino en encontrarlo lo que cada uno ES en lo más profundo de si mismo, en la FE en uno mismo, en la confianza, en el amor hacia uno mismo.

Hoy solo AMATE, empieza por ahí….

Te AMO.

Anuncios

Los pasos para el bienestar 6

El pensamientos y las emociones

El pensamiento es la clave del bienestar

Hoy te propongo que pares un momento, que dejes lo que estás haciendo por unos instantes…

Cierra los ojos y lleva tu atención a la respiración, siente cómo entra y sale el aire de tus pulmones, el recorrido que hace, siente los latidos de tu corazón…

¿Cómo te sientes?, ¿qué emoción  te predomina?

Observa tu pensamiento…. Respira… Siente…

¿Qué estás pensando?

¿Qué te hace sentir lo que piensas? Respira… Siente…

¡No tengas prisa!, tómate tu tiempo…

¿Qué influencia tienen los pensamientos en nuestro estado emocional?

Los pensamientos determinan el estado emocional, si son limitantes generan emociones de angustia, si son expansivos o positivos nos hacen sentir bien.

Somos responsables de cada pensamiento que tenemos. La mente nos pertenece, nadie puede controlar lo que pensamos, lo hacemos nosotros mismos. Si estamos sintiéndonos mal, la respiración puede ayudarnos a cambiar el pensamiento, podemos entretener a la mente en contar las inspiraciones y las expiraciones. La mente no puede mantener dos pensamientos a la vez,  aunque a veces lo parezca, pero no es así, es la rapidez de la mente y la brevedad de duración del pensamiento lo que nos hace creer que pensamos en más de una cosa, ya que cada pensamiento tiene una duración de tan solo 8 segundos.

Para cada grupo de pensamientos hay unas sustancias químicas determinadas en el cerebro, que generan, a su vez, emociones determinadas. Los pensamientos recorren siempre el mismo camino, el que le marca nuestra forma de pensar,  si tenemos tendencia a pensar en negativo las emociones serán negativas.

Si aprendemos a chequear los pensamientos y tomamos consciencia de como son, podremos cambiar lo que pensamos y nuestro estado emocional, creando en el cerebro otros circuitos que generen sustancias químicas diferentes que nos hagan sentirnos bien.

Cuando te sientas preocupada/o  y/o te pilles entrando en pensamientos angustiantes y limitantes… para y respira, detente y centra tu atención en la respiración, imagina momentos agradables, mantén pensamientos gratos….

Prueba a ver que sucede, no pierdes nada.

Los pasos para el bienestar 5

El mágico esplendor de lo sutil

Hoy…

¿Qué te parece si centras la atención en disfrutar del día?

Puedes empezar saboreándolo. Cierra los ojos, ¿a qué huele?, ¿qué sonidos llegan a ti, ¿qué sabores sientes en tu boca?.

Puedes salir a la calle, ir a un parque, a un jardín, a la playa…, siéntate cómodamente y cierra tus ojos, llénate del momento, del instante presente.

La vida se compone de instantes en los que somos conscientes de lo que vivimos. Abre tus sentidos a lo magnifico, contempla el orden que subyace.

Contempla las flores, los árboles, los pájaros… la naturaleza ofrece lo mejor de sí misma.

¿Y tú, qué vas a ofrecer hoy?

Los pasos para el bienestar 4

Sosteniendo la gota de rocío

 

¿Eres consciente de tu vida?

Vivir conscientemente es saber que en cada momento tienes varias posibilidades a elgir, cómo actuar, cómo pensar y cómo responder.

La mayor parte del tiempo vivimos con el piloto automático puesto. Nos dejamos llevar, sin hacer nada, hasta que una vez pasado el momento, te das cuenta de que volviste a hacer lo mismo de siempre.

¡Otra vez dejaste puesto el piloto automático, salieron los patrones viejos!

¿Cómo podemos cambiar los viejos patrones?

Hay un dicho, que no recuerdo de quién es, que dice: “Si quieres obtener un resultado diferente, tendrás que hacer las cosas de forma diferente”

Para vivir conscientemente podemos empezar eligiendo el primer pensamiento del día. Por la mañana al despertar, pararnos un momento antes de saltar de la cama, no salir de la cama sin pensar. ¡Detente y respira profundo! Da las gracias por el nuevo día, ten un pensamiento hermoso para ti o para otros. Esta es buena forma de empezar bien el día.

Una vez levantada/o,  pararte ante el espejo del baño, miraté y sonríe, es tu primera sonrisa del día. Al sonreirte a ti mismo te estas diciendo muchas cosas buenas, la sonrisa abre el corazón de quien la recibe, con lo que estas abriendo tu propio corazón al nuevo día.

Al asearte, hazlo con el mayor esmero, estas cuidando de lo mejor de ti. Dedica unos minutos al cuidado de tu cuerpo, es la vasija que contiene tu divinidad y merece un cuidado especial.

Elige la ropa con las que te vas a vestir que más te gusten. La imagen que muestras es importante para sentirte bien, si te miras al espejo y no te gusta lo que ves empezarás a sentirte mal y estarás enviando señales de enfado al mundo, recuerda que recibimos lo que emitimos.

Alimenta a tu cuerpo. Dedica un tiempo a la primera comida del día, prepáralo para tener la energía suficiente para desarrollar las tareas diarias. Toma conciencia de lo que estás ingiriendo y saboréalo.

Este es un buen momento para imaginar como va ser tu día. ¡Usa tu imaginación! Visualizate saliendo a la calle feliz, recibiendo las sonrisas de las personas con las que te encuentras, llegando a tu destino contenta/o, desarrollando tus tareas de forma alegre y dando lo mejor de ti. Incluso puedes imaginarte de regreso a casa satisfecha/o por el maravilloso día que has tenido.

Cuando llegamos a casa, si tienes quien te espere, regalale un abrazo, ocupate de saber cómo le fue el día, escúchalo, pon atención a sus palabras, a sus gestos. Que tus relaciones sean de máxima calidad, que sean conscientes. ¡Sacalé el mejor partido a tus potencialidades! ¡Da lo mejor de ti en todo momento!


Dedica tiempo a observar qué cosas descubres sobre ti misma/o y de lo que te rodea.

Los pasos para el bienestar 3

¿Cómo son nuestras relaciones?

Los seres humanos necesitamos vivir en sociedad, estar rodeado de personas, somos seres gregarios. Aceptamos las normas sociales, muchas veces intentamos no sacar los “pies del tiesto” para no llamar la atención, “tragamos” lo que se presenta en nuestra vida, aunque no nos guste, para no ser distintos a los demás. (Que en el fondo es el miedo a ser rechazado, a la soledad social)

Uno de los puntos importantes para estar bien, es saber reconocer el tipo de relaciones que mantenemos con las personas. Si son nutridoras o tóxicas.

Veamos qué entendemos por una relación tóxica…

La mayoría de las veces, no nos paramos a analizar cómo son nuestras relaciones. Quizás nos sumergidos en la queja de lo que no nos gusta, o lo aceptamos, simplemente porque forman parte de nuesta vida, por ser impuestas o autoimpuestas, y nos relacionamos con ellas aunque no nos gusten, aunque no apoyen nuestro camino y ni siquiera lo compartan. No nos permitimos soltarnos, ni establecer límites. Damos por sentado que es lo que nos toca y lo aceptamos.

Es importante preguntarnos ¿cómo queremos que sean nuestras relaciones? ¿qué aportamos las personas y qué nos aportan?.  Saber rodearnos de personas que nos nutran, a las que le importemos por lo que somos y que nos importen por lo que son, que respeten las decisiones que tomamos y apoyen nuestro crecimiento personal y viceversa.

Cuando las relaciones que mamntenemos son nutritivas, somos generadores de amor, vamos dando y recibiendo lo mejor en cada momento y atraemos más de lo mismo. Esto es clave para mantenernos alejamos de la toxicidad. Atraemos lo mismo que emitimos. Cuando das lo mejor de ti siempre recibes lo mismo.

Hoy pregúntate:

¿Qué clase de relaciones mantengo a diario? ¿Son nutridoras o tóxicas?

Repasa el tipo de relaciones que mantienes, enuméralas en una lista, valora qué aportan a tu vida y qué aportas tú a su vida.

Sea cual sea la rspuesta da las gracias por todo lo que tienes en tu vida, recuerda que siempre existe un propósito para ello y decídete a cambiar lo que no te agrada.

Los pasos para el bienestar 2

“Todo lo que hacemos nace del amor o del miedo”

La autoestima es el factor crucial del cambio.

¿Qué significa alcanza el bienestar?

  • Que te intereses por ti y te responsabilices de tu vida.
  • Que introduzcas cambios donde necesites y encuentres lo que te motiva.
  • Que cures tus heridas, para ello es adecudo perdonar a los que consideras que te hicieron daño y a ti mismo por no haber sabido hacerlo de otro modo.
  • Que descubras qué te impide sentirte bien contigo misma y soluciones los bloqueos afrontandolos.

Las afirmaciones son excelentes herramientas, pero es necesario complementarlas con el trabajo de auto-reflexión diario sobre el día a día.

Sugerencias…

  • Identifica los mensaje negativos que te dices.
  • Relájate un momento con los ojos cerrados.
  • Piensa en el mensaje negativo y preguntate: ¿Quién lo dice?
  • Presta atención a las imágenes o sensaciones que sientes. ¿Quién aparece en tu mente?
  • Date cuenta de con quién tienes todavía asuntos que resolver.

Los pasos para el bienestar

LOS PASOS PARA EL BIENESTAR

Voy a escribir en diferentes artículos los pasos que yo utilizo para mejorar mi vida.

El bienestar parece estar siempre relacionado con dar respuesta a una cuestión clave:

¿Por qué no hacemos lo que sabemos que necesitamos para estar bien?

¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

¿Donde está la motivación para cambiar?

¿Qué nos impide el cambio?

Lo primero: Saber que somos un Todo, sin diferenciar las partes, cuerpo, mente espíritu. Es necesario mirarnos como un todo y trabajar con todas las partes, si deseamos resolver los conflictos, no funciona trabajar una y descuidar otras.

Imagina que tu vida es una rueda. Dibújala, y pártela en cuatro partes,  cada cuadrante pertenece a un área de tu vida: la parte física, la espiritual, la mental y la social. Además cada área contiene radios de esa misma parte: como la alimentación, el ejercicio físico, el tiempo al estudio espiritual, los pensamientos, las relaciones con los demás…

¿Cómo gira tu rueda? ¿Cuál de tus radios necesitas más atención?

Una vez que hayas observado cómo va tu vida, haz una lista de por dónde deseas empezar a trabajar y de qué actuaciones crees que puedes llevar a cabo para mejorar ese aspecto.

Continuara…

A %d blogueros les gusta esto: