La Plenitud del Ser

Estar en la Luz

En este momento podemos aprender qué es la Luz. En las escrituras se dice que el Creador dijo: ¡Haya Luz!, es una oración o petición,  y esto explica el poder de la Creación. Pero también explica nuestra esencia. Dios dijo que haya Luz pero nosotros dijimos: ¡Que haya oscuridad también! para que podamos escoger y poder convertirnos en creadores de nuestra propia vida, en directores de nuestras propias sinfonías.

Y cuando estamos frente a la Luz o la oscuridad  a menudo elegimos nuestro enojo, nuestros miedos, nuestras fallas, pues de alguna manera hemos olvidado que la razón por la que estamos en la oscuridad es para elegir la Luz. Si no vas de regreso a la fuente, a esa Luz,  entonces permaneces en la oscuridad misma que elegiste aguantar en esta vida. Nada a va a llenar esa oscuridad, nada excepto la Luz.

Así que la tarea de hoy es doble: primero, date cuenta que nosotros pedimos la oscuridad, la oscuridad con la que luchamos. Cuando parezca estar tragándote, comprende que la oscuridad es parte del plan. Entonces elige la Luz. Es así de simple.

Recuerda que la primera parte que debemos reconocer es que sea cual sea la oscuridad en la que estamos, la elegimos nosotros. Y si podemos ver la elección y tomar responsabilidad de esa elección, podemos elegir de nuevo. Y esta vez podemos elegir la Luz.

Si trabajas personalmente con un maestro (alguien que solo está un poco más adelantado en el camino), habrás notado que también tienen problemas,  pero lo que los mantiene en marcha, lo que les permite ayudar a los demás con su oscuridad, es que eligen la Luz y la eligen diariamente, a cada hora; algunas veces a cada momento.

Para ayudar a otros tenemos que estar en la Luz. Contactar, conectar, o como quieras llamarle.

Si atraviesas por una situación de enojo y un amigo acude a ti con su propio problema de enojo tú puedes ayudarle. Puede que incluso que lo supere antes que tú lo hagas.

Lo que nos ayuda a permanecer en la Luz lo suficiente es la Luz y nuestra conexión con ella. No tienes que ser perfecto para compartir la Luz. Sólo tienes que estar con la Luz y estar conectado con alguien que esté conectado.

Hoy elige la Luz. Y si no sabes qué opción es la Luz, pide esa orientación a tu Poder Superior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: