La Plenitud del Ser

Hoy me gustaría hablar del miedo. ¡Menuda emoción!, solo nombrarla asusta ¿verdad?. Es de las que nos toca a todos, nadie escapamos a ella; todos hemos tenido alguna vez miedo, ¡creo que sería más adecuado decir miedos!, porque no tenemos uno solo, si no varios. La lista de los miedos llega a ser muy extensa, tanto como la imaginación permita; existen miedos a casi todo lo que seamos capaces de imaginar. Si, dije imaginar, por que de eso se trata… de una imaginación, es un gran ejercicio de imaginería crear algo que no existe y vivirlo como real. La gran mayoría de  los miedos son inventados por la mente, otros son producto de vivencias y otros vienen de lugares desconocidos para nuestro intelecto, que solo despertarán si vivimos situaciones extremas. Saber su procedencia nos da la posibilidad de superarlos.

Por ello me planteo, si el miedo es un producto de la mente y solo nosotros tenemos su control, ¿qué nos impide superarlos?… es muy simple… la misma mente que los creo. Entonces, si somos los dueños de la mente, podemos aprender a crear otros pensamientos que nos hagan sentir bien.

Quiero poner un ejemplo de lo que suele suceder cuando dejamos que la mente dirija nuestra vida…

“Cuando los miedos se apoderan de nosotros, se asemejan a una persona a la que  invitamos a nuestra casa y comienza a comportarse como si fuese el dueño, se proclama propietario y hace uso de nuestro hogar a su antojo. Nosotros podemos ver lo que está haciendo, pero no hacemos nada, dudamos de si será adecuado o no ponerle límites, incluso podemos desconocer que tenemos el poder de decidir quién manda, por ello le dejamos que asuma el control. En breve, será el dueño y quedaremos relegados de nuestro lugar y apartados a un rincón de la casa”.

Esto es lo que nos sucede con los miedos, ocupan el lugar del Ser, la mente toma el control, haciendo que el que realmente debe dirigir y ser el amo, sea silenciado ante la mente.

Cuando aparecen pensamientos que nos generan miedo y les prestamos atención, estamos dejando que se adueñen de nosotros y tomen posesión de nuestro estado emocional, quitándonos la tranquilidad y sumiéndonos en estados de angustia. Cuanto más tiempo les dejemos ser los amos más angustia tendremos, incluso podremos llegar a estados de pánico.

Lo que podemos hacer, cuando aparecen, es parar y reflexionar un momento, respirar, respirar, respirar…, después podemos preguntarnos: ¿qué es lo peor que puede pasar si este miedo es real?, que me muera, que no me amen…, ¡perfecto!, si esto es lo peor, ¡genial!, así se acabarán los miedos, si muero no hay más miedo, si no me ama nadie, me puedo amar yo, no pasa anda, porque en realidad nunca estamos totalmente solos, estamos con nosotros mismos, ¡qué mejor compañía!.

Está es la verdadera causa del miedo, vernos tal y como somos. Por eso buscamos motivos para no reconocer esta gran y pavorosa verdad, de ahí que inventamos el miedo, nos ponemos excusas, somatizamos enfermedades, culpamos a los demás de nuestros problemas, todo esto para que la culpa y el dolor no nos aniquile…. y todo por no atrevernos a ver lo que somos.

No continúes leyendo…. piénsalo un momento….

¿Qué pasaría si te ves en realidad y no te gustas?…

NADA, no pasa NADA.

Si algo no nos agrada de lo que somos, podemos decidir cambiarlo. Y si no podemos cambiarlo hay que aceptarlo, te aseguro que por algún motivo elegimos ser así, ¡aunque no lo recordemos!

Mi propuesta para hoy es que decidas echar afuera a tus inquilinos indeseados, deja a un lado la queja, las suposiciones, el creer que es imposible y ¡¡¡¡¡ATRÉVETE !!!!!.

Solo TU eres dueña de lo que sientes.  Es el momento de discernir a quién dejamos dirigir nuestra vida.

Cuando expulsamos a los ocupas nos queda con un gran vacío, esto es bueno, no te asustes, solo así podemos llenarlo con nuestra propia LUZ, para vernos, aceptarnos y amarnos tal y como somos totalmente.

Posiblemente creas que no tengo razón, puede ser, pero ¿qué puedes perder probando a cambiar tus pensamientos?  A mi me funciona, además es el momento de hacerlo, te lo aseguro.

Que la Luz de tu Ser ilumine cada paso de tu camino. ¡Sé feliz!

Comentarios en: "Echando a los invitados molestos" (1)

  1. Senai, ¡lo haces todo tan fácil! Contigo todo es posible, no pasa nada si nos equivocamos o caemos. Nos muestras la realidad tal cual es, para que abramos los ojos a la verdad de nuestro ser y de la vida. Me has ayudado mucho en varios momentos de la vida. Quiero liberarme de mis miedos, dejarlos atrás pues no me ayudan en nada, no me hacen ser mejor, al contrario, me cohíben, me frenan. Hay que atraverse a ser uno mismo, lo que siente que quiere ser, sin pensar qué pensarán los demás de mí, uno es como siente que es y los demás me van a aceptar así. Que Dios te bendiga para seguir ayudando a tantas personas perdidas. Gracias Senai.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: