La Plenitud del Ser

Archivo para octubre, 2012

Dejando que los Milagros sucedan

 

Nuevamente estamos viviendo momentos desconcertantes. Puedes sentir que no sabes que te está pasando, todo se ha detenido, incluida tu ilusión, tus pasiones… o puede que no sea así, no lo sé. Pero si te sirve de algo voy a compartir contigo lo que estoy sintiendo sobre este momento.

Me doy cuenta que desde el solsticio de otoño algo ha cambiado en nuestras vidas. Es una  sensación la de estar en un lugar diferente, de ver las cosas de manera nueva. Esto puede crear confusión o desconcierto y adjudicarle que es debido a la situación social, pero espiritualmente tiene otro sentido mucho mas amplio, intentaré describirlo lo mas claro posible. Ya sabes que cuando hay un momento de comprensión difícilmente se le pueden poner palabras, ya que la comprensión se siente y no es explicable.

Efectivamente esta una situación es similar a cuando visitamos una ciudad desconocida, donde todo es nuevo, pudiendo parecernos maravilloso o desconcertante; pues bien así podemos sentirnos en este momento. Todo largo viaje genera cansancio. De ahí que puedes sentirte cansada/o, tus pies están agotados por el camino recorrido, tu cuerpo necesita un descanso, a pesar de que te apetece recorrer y descubrir la nueva ciudad y conocer cada rincón, no te sientes con las fuerzas para hacerlo. ¿Qué podemos hacer?, nada, solo descansar, tomar este tiempo para reponer las fuerzas, pronto empezaremos a sentirnos con ganas de reemprender el camino.

Puedes estar sintiendo que ya no deseas continuar con los viejos modelos de actuar, pensar o sentir, que tu vida necesita un cambio. Aprovecha para reconocer y decidir lo que te sienta bien y lo que no. Deja a tu cuerpo que  suelte lo que no le sirve, mediante las limpiezas, que pueden ser resfriados, fatiga inusual, dolores articulares…, dale tiempo para que termine el proceso, él es mas sabio que tu pequeña mente. Deja que suceda lo que ni siquiera tu sabes que tiene que suceder. Date el permiso de estar, sin mas. En estos momentos solamente haz lo que sientas que te sienta bien, ya no debes, ni tienes que hacer otra cosa que lo que te apetezca. Este es el tiempo sin tiempo de la transición. Ya termino el tiempo del deber y del hacer. Hemos entrado en el no-tiempo, que es el tiempo del ser, del sentir. Claro está que para darte cuenta de esto hay que darse permiso y estar abierto a ver las cosas con otra mirada.

Hemos llegado a un nuevo espacio, que será diferente para cada persona, ya que somos todos diferentes, cada cual está en su nivel de conciencia y es distinto para cada uno de nosotros, veremos las cosas según nuestro nivel de conciencia. Para que lo puedas comprender mejor te pondré un ejemplo: “Imagina que nos hemos mudado a una nueva ciudad y vamos a vivir a un nuevo edificio. A cada uno se nos da a elegir el piso en el que deseamos vivir. Cada persona tiene unas preferencias y elige el piso desde esas preferencias. Habrá quienes elijan vivir en el primer piso y verán lo nuevo desde esa altura. Otros quizás prefieran las alturas y elegirán vivir en el ático. Cada cual se ubicará en un piso determinado, hay espacio para todos; pero todos, desde el que viva en el primer piso hasta el que viva en el ático, estarán viendo una nueva realidad, cada cual desde su nivel de conciencia”

Puede que tu situación actual este en crisis, que no sepas por donde saldrás,  que tienes que satisfacer tus necesidades básicas y no puedes. Pues bien, siguiendo con la metáfora anterior, sería como tener que amueblar tu nueva casa, llenar todos los espacios, hacerla habitable, cómoda, confortable y careces de lo necesario para hacerlo. Tranquila/o. No te angusties. Da tiempo al tiempo. Dios siempre provee, siempre te ha sostenido en sus brazos, jamás te ha soltado aunque tu creas que no es así, Él siempre te ve plenamente dichosa/o y en Paz. Es nuestra percepción errónea  la que nos hace ver las cosas de otra manera. Tu solo CONFIA.

Puedes empezar por ver cómo te sientes aquí y ahora. Eligiendo pensamientos de Paz, en lugar de pensamientos de ansiedad o de angustia. Permítete ir descubriendo tu nuevo espacio sin prisa, con la certeza de que todo es posible, pues no hay nada imposible para el Espíritu. Aprovecha este tiempo para desarrollar algún  nuevo proyecto creativo, del tipo que sea, sin importarte si se llevará a cabo o no. Cuando nos centramos en la creatividad estamos mas cerca de Dios, pues esa es nuestra función… CREAR, ser creadores de Paz y Amor. Disfruta el momento. Confía plenamente en Dios, que es lo mismo que decir en TI MISMO, pues tu eres parte de Dios y no puedes ser otra cosa que lo que Él mismo ES.

Te bendigo y te Amo.

Así es.

Tienes mi permiso para difundir este mensaje. Solo te pido que nombres la fuente y que no lo modifiques, para que su mensaje llegue a quien corresponda tal como sale de la fuente. Gracias por respetar mi humilde opinión.

Anuncios

La leyenda de las Libélulas

Hace unos meses sentí que ya no deseaba continuar siendo una mariposa. A lo largo de la vida he pasado por muchas transformaciones, de oruga a crisálida y tras un doloroso proceso de cambio, convertirme en mariposa. Para al cabo del tiempo volver a empezar con todo el proceso.

Este verano he concluido con otra gran transformación y un buen día amanecí con la convicción de que había llegado el momento de ser Libélula. Fue un sentir muy intenso, que emergía de lo mas profundo de mi ser, a pesar de que mi mente me decía esto es  absurdo, al fin y al cabo la Libélula también vive una transformación, vas a estar en el mismo lugar, transformándote permanentemente”. Pero me dio igual, continué manteniéndome en mi decisión de ser una Libélula, aunque no comprendiese el para qué, de tal determinación.

Pues bien, hoy al limpiar una estantería, me cayó un libro de cuentos ancestrales, uno de esos que, como tantos otros, solo he abierto para leer la dedicatoria y la última página, quizás porque lo recibí en un momento en el que pensaba que era lo suficiente mayor para pararme a leer cuentos. ¡Y claro está!, en este Universo nada es casual, al caerse al suelo quedó abierto por este cuento, que deseo compartir contigo. Es una leyenda de la tradición chamánica que habla de la antigua Lemuria y de las acciones que llevaron los maestros a cabo, para que llegase el día en el que la humanidad se quedase dormida, hubiese en la tierra mensajeros despertadores de conciencia para despertar nuevamente a los hombres.

La verdad es que he llorado al leerla, he recordado con mucho amor a la persona que me regaló este libro, que me decía: “siempre tienes una explicación para todo, transformas y cuentas las cosas que suceden como una historia. Cuando seas vieja tendrás muchas historias para contar a tus nietos”,  y la verdad es que me gusta encontrarle un sentido maravilloso a lo cotidiano, es mi forma de creer en los milagros.

Bueno, espero no aburrirte, aquí te dejo esta leyenda, por si tu también te has dado cuenta de que ya no deseas continuar siendo mariposa y te animas a ser Libélula, a unirte a danzar la maravillosa danza de la existencia.

¡¡¡¡Se feliz!!!!

La leyenda de la libélula

En el principio el agua cubría la tierra. La vida comenzaba a crear diferentes formas de vida, todo surgía del agua, pequeños animales acuáticos aptos para la supervivencia, pequeños insectos de vuelo corto poblaban la profundidad y la superficie del agua que era dulce, ya que todavía no se había salinizado. La materia se estaba formando y la dimensión lemuriana se estaba desvaneciendo, la realidad material se estaba imponiendo. Una nueva belleza estaba naciendo del agua, estaba emergiendo la tierra, que en su fértil tierra había guardado por milenios las semillas de una vegetación exuberante.

En vista de la emergencia, de que la magia se iba perdiendo y los seres humanos habían olvidando quienes eran, los maestros lemurianos decidieron enviar algunos mensajeros para que les recordaran a los humanos que existía esa otra dimensión etérica, de creación instantánea, de luz, de pensamiento amoroso y luminoso. Unos de esos mensajeros fueron las Ballenas y los Delfines, pero la leyenda cuenta la historia de uno mucho más pequeño, un ser mágico: la libélula.

Para nacer de una dimensión a otra, los maestros le prepararon un pequeño pozo en la fuente de Likia, una gran fuente de agua iridiscente igual a sus alas. Durante unos 300 millones de años terrestres, vivió en forma de Ninfa, para aprender a sobrevivir en el agua y poder emerger a la superficie para poder volar. Durante el sueño del agua le fue entregada su misión y su medicina para los humanos. La dotaron de tres cualidades una acuática, una terrestre y una aérea.

Cuando salió a la superficie las dimensiones habían cambiado y se encontró volando en la corriente de un gran río, en la antigua tierra de Khem, la tierra fértil, la del gran río Nilo, conocido en todos los confines de la tierra como la arteria mas poderosa de Gaia. Volando sobre el Nilo se dio cuenta que sus alas desplegaban colores iridiscentes, vio como se parecían al reflejo del cielo en el agua, sintió la ligereza, practicó el vuelo, siendo sus alas tan eficientes que las podía mover en muchas direcciones, a gran velocidad, en línea recta, hacer ángulos extremos con gran facilidad, recordando así su origen.

Otras iguales a ella habían emergido a las vez, sintió el deseo de volar en el aire juntaban sus colas y hacían espirales sobre el agua, cerca de los juncos, en una poza del río, haciendo piruetas increíbles, yendo hacia delante, en sentido contrario, dibujando ADNs, bajando hasta casi rozar el agua, subiendo hacia el cielo, siempre unidas, en el éxtasis eterno de la plenitud. Repetían muchas veces estos juegos aéreos hasta que comprendieron que estaban allí para sembrar en la Madre Tierra una nueva especie, surgiendo así la red biológica de las libélulas.

La libélula del Nilo dejaba sus huevos fecundados en la cercanía de los juncos, protegidos de las corrientes, cerca de un grupo de lotos. Allí iban creciendo, engordando, hasta que el peso los catapulta hacia el fondo cenagoso, para vivir un nuevo paso, ahora como ninfas. Por mucho tiempo vive la ninfa bajo el agua, en los pequeños recodos de las rocas, en lo profundo, en la oscuridad del fango, aprendiendo la maestría de la supervivencia, de las emociones, allí se hace carnívora, se alimentan de otros seres vivos, algo nuevo para ella, que necesita hacerlo para sobrevivir, para eliminar los depredadores.

Llegado a un punto, en que ya ha comido suficiente, necesita salir del agua, su cuerpo ha crecido tanto que siente que le ajusta demasiado y decide subirse a un loto cerrado. Al salir siente por primera vez que puede respirar en el medio sutil del aire. Comienza a salir por una apertura de su viejo cuerpo, comprobando que ha crecido mucho, tímidamente observa que puede desplegar sus alas multicolores, y sobre el loto se desprende del traje de ninfa, dejando atrás la oscuridad carnívora del fango, para convertirse en ese ser alado de otras dimensiones.

Las Libélulas traen su medicina para ayudar a los humanos a salir de la ilusión de lo material y a conectar con la verdadera vida. Ellas vienen de esa dimensión Lemuriana, todavía presente en la tierra, con sus alas de colores iridiscentes, a mostrarnos aquello que está oculto dentro de los hombres y nos hace actuar con miedo, desconfianza, con conductas compulsivas y adictivas inconscientes. Nos acompañan par ir a buscar, en las aguas profundas y oscuras de la emoción, lo que pasa realmente, anunciándonos la madurar nos aporta la salida de la oscuridad a la luz, mostrándonos el vuelo ligero que nos da la madurez. Ellas nos quitan el velo, para que escuchemos el mensaje del Universo que nos dice: “Llegó la hora de dar un paso adelante y dejar de echarle la culpa a lo externo, de saber que todo viene de adentro, de tomar responsabilidad de lo que pasa en tu vida para cambiarlo, para convertirse en el Ser de Luz que siempre has sido”.

A %d blogueros les gusta esto: