La Plenitud del Ser

 

Nuevamente estamos viviendo momentos desconcertantes. Puedes sentir que no sabes que te está pasando, todo se ha detenido, incluida tu ilusión, tus pasiones… o puede que no sea así, no lo sé. Pero si te sirve de algo voy a compartir contigo lo que estoy sintiendo sobre este momento.

Me doy cuenta que desde el solsticio de otoño algo ha cambiado en nuestras vidas. Es una  sensación la de estar en un lugar diferente, de ver las cosas de manera nueva. Esto puede crear confusión o desconcierto y adjudicarle que es debido a la situación social, pero espiritualmente tiene otro sentido mucho mas amplio, intentaré describirlo lo mas claro posible. Ya sabes que cuando hay un momento de comprensión difícilmente se le pueden poner palabras, ya que la comprensión se siente y no es explicable.

Efectivamente esta una situación es similar a cuando visitamos una ciudad desconocida, donde todo es nuevo, pudiendo parecernos maravilloso o desconcertante; pues bien así podemos sentirnos en este momento. Todo largo viaje genera cansancio. De ahí que puedes sentirte cansada/o, tus pies están agotados por el camino recorrido, tu cuerpo necesita un descanso, a pesar de que te apetece recorrer y descubrir la nueva ciudad y conocer cada rincón, no te sientes con las fuerzas para hacerlo. ¿Qué podemos hacer?, nada, solo descansar, tomar este tiempo para reponer las fuerzas, pronto empezaremos a sentirnos con ganas de reemprender el camino.

Puedes estar sintiendo que ya no deseas continuar con los viejos modelos de actuar, pensar o sentir, que tu vida necesita un cambio. Aprovecha para reconocer y decidir lo que te sienta bien y lo que no. Deja a tu cuerpo que  suelte lo que no le sirve, mediante las limpiezas, que pueden ser resfriados, fatiga inusual, dolores articulares…, dale tiempo para que termine el proceso, él es mas sabio que tu pequeña mente. Deja que suceda lo que ni siquiera tu sabes que tiene que suceder. Date el permiso de estar, sin mas. En estos momentos solamente haz lo que sientas que te sienta bien, ya no debes, ni tienes que hacer otra cosa que lo que te apetezca. Este es el tiempo sin tiempo de la transición. Ya termino el tiempo del deber y del hacer. Hemos entrado en el no-tiempo, que es el tiempo del ser, del sentir. Claro está que para darte cuenta de esto hay que darse permiso y estar abierto a ver las cosas con otra mirada.

Hemos llegado a un nuevo espacio, que será diferente para cada persona, ya que somos todos diferentes, cada cual está en su nivel de conciencia y es distinto para cada uno de nosotros, veremos las cosas según nuestro nivel de conciencia. Para que lo puedas comprender mejor te pondré un ejemplo: “Imagina que nos hemos mudado a una nueva ciudad y vamos a vivir a un nuevo edificio. A cada uno se nos da a elegir el piso en el que deseamos vivir. Cada persona tiene unas preferencias y elige el piso desde esas preferencias. Habrá quienes elijan vivir en el primer piso y verán lo nuevo desde esa altura. Otros quizás prefieran las alturas y elegirán vivir en el ático. Cada cual se ubicará en un piso determinado, hay espacio para todos; pero todos, desde el que viva en el primer piso hasta el que viva en el ático, estarán viendo una nueva realidad, cada cual desde su nivel de conciencia”

Puede que tu situación actual este en crisis, que no sepas por donde saldrás,  que tienes que satisfacer tus necesidades básicas y no puedes. Pues bien, siguiendo con la metáfora anterior, sería como tener que amueblar tu nueva casa, llenar todos los espacios, hacerla habitable, cómoda, confortable y careces de lo necesario para hacerlo. Tranquila/o. No te angusties. Da tiempo al tiempo. Dios siempre provee, siempre te ha sostenido en sus brazos, jamás te ha soltado aunque tu creas que no es así, Él siempre te ve plenamente dichosa/o y en Paz. Es nuestra percepción errónea  la que nos hace ver las cosas de otra manera. Tu solo CONFIA.

Puedes empezar por ver cómo te sientes aquí y ahora. Eligiendo pensamientos de Paz, en lugar de pensamientos de ansiedad o de angustia. Permítete ir descubriendo tu nuevo espacio sin prisa, con la certeza de que todo es posible, pues no hay nada imposible para el Espíritu. Aprovecha este tiempo para desarrollar algún  nuevo proyecto creativo, del tipo que sea, sin importarte si se llevará a cabo o no. Cuando nos centramos en la creatividad estamos mas cerca de Dios, pues esa es nuestra función… CREAR, ser creadores de Paz y Amor. Disfruta el momento. Confía plenamente en Dios, que es lo mismo que decir en TI MISMO, pues tu eres parte de Dios y no puedes ser otra cosa que lo que Él mismo ES.

Te bendigo y te Amo.

Así es.

Tienes mi permiso para difundir este mensaje. Solo te pido que nombres la fuente y que no lo modifiques, para que su mensaje llegue a quien corresponda tal como sale de la fuente. Gracias por respetar mi humilde opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: