La Plenitud del Ser

Archivo para marzo, 2018

Te veo y te reconozco ser humano

Hoy las mujeres salimos a la calle, cómo todos los días, para ir al trabajo, a la compra, a realizar las tareas cotidianas, a pasear… pero parece que hoy hay otro motivo más para salir… ¡¿reclamar los derechos?!

Sé que este escrito puede levantar emociones encontradas, reconozco todo cuanto se reclama, aunque no lo veo en mi vida. Siento que mientras el problema no está resuelto dentro de cada mujer, habrá que salir a defender lo que cada cual crea que se está haciendo mal.

Hace muchos años que no necesito la aprobación de nadie, que no me considero inferior ni superior en ningún aspecto a nadie, he reconocido el poder que me habita, vivo plenamente y observo como ha cambiado todo a mi alrededor desde ese momento.

Sí, salgamos a la calle, pero antes de salir siente tu poder como Ser Creador eres, siente tu Fuerza y tu Vulnerabilidad, siente tu Valentía, y por qué no tus temores, reconócelos  y suéltalos. Deja de esperar que fuera de ti aparezca el reconocimiento, la igualdad, el respeto, porque si en ti no está no lo podrás encontrar fuera. Y se que te puede parecerte que esto es psicología barata, ¡perfecto! es tu opinión, no te lo voy a discutir. Sin embargo  te digo que si dentro de ti no reconoces el mundo pleno, dichoso, abundante, feliz…. fuera tampoco lo verás.

Ya sé que ves otras cosas, ves el dolor de tus semejantes, la precariedad, la desigualdad… lo sé, sé que eso es lo se ve cuando dejamos de vernos a nosotros mismos verdaderamente. Pero permíteme que diga que eso no es lo que eres, ERES grande como cualquier ser humano, eres valiosa, sensible, magnificente… somos todos lo mismo, lo único que nos diferencia es el personaje que cada cual representamos y que además es un ilusión, una farsa que no refleja nuestra verdadera esencia.

Y ahora si quieres sal al mundo sintiéndote orgullosa de ti misma, de tu esencia, del AMOR que eres.

¡¡¡¡¡Vivan los seres humanos que son capaces de reconocer su Grandeza!!!!!

Senai Rubio

El encuentro con la divinidad del otro

Anuncios

Aceptando los cambios

La vida cambia, cambian las estaciones, cambia la noche en día, cambia el clima, cambian los gustos, cambiamos con los años, de trabajo, de casa, de coche, de sueños, cambiamos por dentro, por fuera… todo es cambio, un cambio permanente.

He vivido cambios pequeños, medianos y grandes. He sentido mi cuerpo cambiar. Ha cambiado mi forma de respirar, de sentir, de pensar, de vivir. Desde que vine a la vida todo han sido cambios, cambios y espero que continúen habiendo cambios. Cambiamos. Todos cambiamos, todo a nuestro alrededor cambia. Sin embargo muchas veces nos empeñamos en que todo siga igual, aferrándonos a lo que vivimos.

Hoy miraba por la ventana el amanecer y todo estaba cubierto con una espesa niebla que impedía ver el paisaje. El sol comenzó a despuntar y la niebla se resistia a despejar, poco a poco fue desvelando todo cuanto ocultaba, lo hizo muy despacio, sin prisa. Apenas dejaba ver lo velado, solo se podía intuir lo que ocultaba. La luz fue creciendo progresivamente y la niebla empezó a dar su brazo a torcer y comenzó a disolverse en la luz. Ahora unas 4 horas más tarde aun quedan restos de una bruma perezosa que no desea el cambio y que me recuerda que todo en la vida se va desvelando poco a poco.

Vivimos tiempos de cambios. Cuando me topo con ellos prefiero no resistirme, aceptarlos es avanzar, resistir ya no es una opción para mi.

Cuando me encuentro ante un cambio me pregunto: ¿qué es lo peor que puede pasar si lo acepto? La respuesta que siento es: Nada.

Perder el miedo al cambio es un acto de confianza, es saber que lo único que puede pasar es que no me guste y me planteé volver a cambiar.

Los cambios son formas de experimentarme en toda mi capacidad creativa, reaprender a vivir el momento presente. Me recuerdan que nada es para siempre en este planeta.

Solo hay una cosa que no ha cambiado ni cambiará… mi esencia.

¡¡¡Que cada cambio saque de ti lo mejor!!!

Senai (más…)

A %d blogueros les gusta esto: