La Plenitud del Ser

Archivo para la Categoría "La opinión de otros"

El compañero de la Mujer Salvaje

Con el permiso de su autora, quiero compartir este artículo que leí hoy. Las palabras escritas en él también suenan en mi corazón.

Podemos ser hombres y mujeres auténticos, que vivimos la vida salvajemente y como dice el artículo…

“… seres completos en proceso de crecimiento se embarcan en un viaje de autoconocimiento en el que descubren en el compañero, en la compañera un “tesoro espiritual”. En la intimidad renuevan su amor mirándose a los ojos, aullando al unísono, dejándose conmover por el alma salvaje del otro. La relación es una vía espiritual para despertar a la totalidad de su Ser. Un vínculo así es una verdadera fuerza de la naturaleza”.

Mejor léelo.

El compañero de la Mujer Salvaje.

 

Anuncios

EL Poder Creativo de los Pensamientos

EL Poder Creativo de los Pensamientos
por Leonard  Or y Sondra Ray.

¿Cuál es aquella verdad que puede ser real para todas las personas en todo tiempo y espacio?

“QUE EL PENSADOR CREA CON SUS PENSAMIENTOS”

La única forma de probar que esta afirmación no es verdad es pensando que no lo es, y de ese modo se comprueba el axioma.

Por ejemplo si tú dices “No, eso no es la realmente verdad”.  Ese pensamiento que tuviste sólo prueba, una vez más, que el pensamiento es creativo.
“El pensador” es anterior a tus pensamientos estés pensando o no.
Puedes usar diferentes palabras para describir al pensador: Ser, Espíritu Infinito o Dios.
No confundas al pensador con el subconsciente. El subconsciente significa “bajo la conciencia” y consiste en pensamientos pasados. El subconsciente es creado por los pensamientos. El Pensador está más allá de todo pensamiento, es antes que el pensamiento, por eso puedes crear  con tus ideas.

TUS PENSAMIENTOS SIEMPRE PRODUCEN RESULTADOS.

¿Estás teniendo pensamientos positivos o negativos? Los pensamientos positivos producen resultados positivos, y los pensamientos negativos, resultados negativos.  Es así de simple.
Para obtener siempre resultados positivos en tu vida, tienes que convertir tus pensamientos negativos en positivos. Puedes transformar las emociones de la misma manera, ya que éstas son solo estructuras del pensamiento. Una vez que comprendas
ésto y lo aceptes, tendrás una herramienta muy poderosa.  Simplemente persiste con el pensamiento positivo hasta que disuelva el negativo.

RECUERDA: EL PENSAMIENTO SIEMPRE  PRODUCE EFECTOS.

“El hombre es lo que piensa”. Ser una persona espiritual significa afirmar lo positivo frente a lo negativo. Y esta armonía del pensamiento trae PAZ Y  EQUILIBRIO.
Si pensar positivamente no te produce resultados, entonces has la prueba pensando negativamente. Algunos piensan negativamente acerca del pensamiento positivo y funciona. Si dices que pensar positivamente no funciona, eso mismo ocurrirá.
Si dices que tus afirmaciones no funcionan, eso es lo  que sucederá.
El pensador origina todo lo que sucede con el pensamiento y que luego se manifiesta como la realidad de tu vida.

“EL PENSAMIENTO ES CREATIVO”

Esto es absolutamente verdadero, porque todo lo que hay en nuestra civilización a sido creado primero por el pensamiento.
“En el principio era la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios”. No existe nada sin la Palabra. La Palabra es el símbolo del pensamiento. De allí que en el principio era el Pensamiento. El principio fue creado por el pensamiento.
Tienes que pensar el concepto de un principio antes de tener un principio.
El pensamiento produce resultados hasta que es “DESPENSADO”.
De allí que, algo que alguna vez fue pensado, continúa produciendo resultados, aunque ahora no se esté pensando en ello. Los efectos de los pensamientos del pasados continúan, ya sea que hoy los estés pensando o no.
¿Cómo puedes manejar esos pensamientos inconscientes, que están produciendo efectos que no quieres?   Puedes usar la técnica de las  AFIRMACIONES POSITIVAS  para traer esos pensamientos inconscientes a la conciencia, en donde se pueden transformar.
La mente es la suma total de los pensamientos.
La combinación de tus propios pensamientos es lo que te hace diferente a los demás. Llegar a conocer a alguien es conocer los pensamientos que tiene habitualmente.
Los científicos nos dicen que tenemos unos 50.000 pensamientos al día, lo que nos hace a cada uno, individuos altamente complejos. Puedes entretenerte toda la vida con solo estudiar tus propios pensamientos. Estudiando tus pensamientos sabrás como controlarlos y cómo estos crean tu realidad.  Entonces  podrás ir resolviendo
sistemáticamente tus conflictos y problemas.
El Pensamiento puede crear absolutamente todo lo que desees.
Piensa en lo que deseas y si aparece algo que no quieres, cámbialo.
El principio de la “Gran Afirmación” es que Dios o la Vida siempre dicen que “Si”.
Si dices: “Estoy pobre”, dirá: “así sea”, si dices: “Estoy enfermo”, tendrás la misma respuesta. Dado que Dios y la Vida están en ti, siempre podrás conseguir lo que quieras. Es importante dejarle saber a tu mente lo que deseas.

LA VERDAD CIENTIFICA

El método científico para encontrar la verdad consta de cuatro pasos:
1) Proponer una teoría.
2) Realizar un experimento, para probar esa teoría.
3) Comprobar esa teoría (esto se llama verificación)
4) Se comprueba  las veces necesarias para verificar que siempre se obtenga el mismo resultado: y se constituye en LEY.
No obstante ¿quién determina cuántas veces es suficiente probar la teoría?. Ningún científico ha probado la mayoría de las leyes pensadas sobre el universo. Pero creen en ellas, por lo tanto son como una superstición. Un ejemplo perfecto es el de agua pura H2O.
La mayor parte de la gente piensa que H2O es la fórmula química de agua pura. Leonard  Or hizo un experimento, en el colegio secundario, con agua pura y no salió bien. Su maestro le dijo: ”bien, el agua no debe haber estado pura para empezar, e incluso si estaba pura, tus instrumentos pueden haber contenido restos de otros productos químicos, pero, si los instrumentos no estaban contaminados y el agua estaba pura, entonces los aparatos de medición de la clase no son lo suficientemente precisos para determinar la pureza del agua. Si quieres asegurarte que realmente tienes agua pura, tienes que hacer el experimento en un gran laboratorio”.
Leonard, entonces se preguntó “Si la única manera de obtener agua pura es el laboratorio, como puede ser una LEY  NATURAL?  Si el agua pura no existe en la naturaleza, cómo puede ser entonces una ley  natural?
El hizo el mismo experimento en la Universidad. El profesor le dijo: “Si no salió bien es porque hay otros elementos presentes, hay H3O (agua pesada), presente en todos lados, no puedes tener certeza nunca de que tienes un compuesto puro de H2O en el mundo real”. Si los experimentos no salen bien, invalidan la teoría. Si el pensamiento es creativo, entonces el científico está creando leyes, y los experimentos funcionarán, mientras que el científico tenga la certeza de lo que va a producir, lo produce.
El punto es que toda ciencia es creada por científicos, porque son pensadores y, ya que tú  también eres un pensador, eso te hace un científico. Tus leyes científicas específicas son tan válidas como las de cualquier otro científico. No hay ninguna ley sobre la que no puedas tener autoridad, y ello no está sujeto a la elección personal.
Tu elección presente tiene que confirmar o cambiar las elecciones pasadas. Tu mente consciente debe estar de acuerdo con el subconsciente, para producir buenos resultados. Si el subconsciente tiene una ley diferente a la de tu consciente, entonces el subconsciente te hará sentir mal, hasta que la cambies. Todas las leyes subconscientes pueden ser cambiadas con el uso paciente de la auto-reprogramación de tus pensamientos negativos en positivos.

LA VERDAD PSICOLOGICA

1) Si tus pensamientos han ido creando tu vida, cuáles son los pensamientos que crearon tus conflictos?  Para descubrir esto se utiliza el “PRINCIPIO DEL ANALISIS”
2) Si tus pensamientos crearon tu universo, como se cambian los pensamientos cuando quieres mejorar  tu VIDA? La respuesta está en el “PRINCIPIO DE LA  RE-PROGRAMACION”
3) Si tu pensamiento crea tu universo, entonces, que clase de pensamientos deberías tener?  La respuesta está en el ” PRINCIPIO DE LAS METAS”.
Has creado tu universo con el pensamiento. Has tenido millones de pensamientos y cada e ellos continúa produciendo resultados hasta ser DESPENSADOS.
Los pensamientos se alinean y organizan por si mismos, en un bloque de conocimiento, que se llama ACTITUD o estructura de pensamiento.
Estas estructuras de pensamiento se mantienen unidas por un sistema llamado LOGICA EMOCIONAL.
Todos los pensamientos que has tenido, están compitiendo por ganar la atención en tu conciencia. Cuando una de las estructuras negativas ocupa la conciencia percibes el universo a través de esa estructura negativa de pensamiento. Inmediatamente, empiezas a ver las cosas negativamente, y se empiezan a suceder estructuras negativas.
Empiezas a ver las cosas tan negras y tan malas, que finalmente dices: ”No importa lo que me pase, no puede ser peor que esto” y  ¡ese es un pensamiento positivo!. Esta estructura positiva penetra en la conciencia y empieza a ver las cosas de otro color.
Ahora se empiezan a suceder estructuras positivas en tu conciencia y las cosas se ponen favorables. Muy pronto, la conciencia entera es dominada por esas estructuras positivas, y entonces dices “Las cosas van tan bien, que no podrían ir mejor. Es demasiado bueno para que dure” y ese es un pensamiento negativo, y te hundes nuevamente en la negatividad. Nosotros llamamos a esto CAMBIOS DE HUMOR.
Puedes mantenerte en una elevación permanente desarmando cualquier estructura negativa en cuanto entra en la conciencia.
Muchas personas tienen ciertas estructuras que se relacionan y se convierten en superestructuras, que llamamos LEYES PERSONALES O FACTORES DOMINANTES DE LA CONCIENCIA. Si puedes aislar y descubrir esas leyes personales, entonces tendrás la solución en tus manos.

EL PRINCIPIO DE LA AUTO-SUGESTION

El principio de la auto-sugestión está basado en la idea de que tú puedes mejorar o controlar la calidad de tus pensamientos y hacerte responsable de ellos. Consiste en disolver las leyes negativas que has incorporado a lo largo de tu vida en el inconsciente.
El Pensador tiene cualidades fundamentales que son las de la vida misma: armonía, sabiduría, poder, amor, eternidad e infinitud. Estas son cualidades sustantivas y por ende, omnipotentes. Cuando tienes resistencias o pensamientos negativos sobre las cualidades esenciales de la vida como  armonía, sabiduría, poder y amor, estás resistiéndote a  una fuerza muy potente, y esto te traerá un dolor muy intenso.

El dolor es el esfuerzo necesario para mantener un pensamiento negativo

Todo individuo que disfruta de la vida, que quiere vivir y ser feliz, tiene que purificar su mente de la negación de las cualidades sustantivas de la vida. Es imposible tener paz y dicha permanentes, sin borrar de la mente las instrucciones negativas que se han programado.
Una de las cualidades sustantivas es el poder. Desde el momento en que estás vivo, tu tienes ese poder. Si dices “yo soy débil” te estás resistiendo a la verdad y eso te causará  dolor. Cuanto más dolor experimentes más débil te sentirás, y si continúas identificándote con la debilidad, finalmente ésta te llevará a la no existencia. El poder seguirá pero tú no, porque lo habrás usado para autodestrucción.
Otro ejemplo: el miedo es solo una forma leve del dolor.
El peor de los miedos es el miedo de “que el dolor se vaya”. Mientras tengas esa idea, el esfuerzo requerido en mantenerla te causará más dolor, y entonces, verdaderamente estarás convencido que jamás se irá. El principio de la auto-sugestión utiliza varias técnicas para despensar y reprogramar los pensamientos negativos y estas son:
1) La reflexión (analizar cada pensamiento)
2) Verbalización (una catarsis, cuanto más precisamente verbalices tus pensamientos negativos, más fácilmente desaparecerán)
3) Lectura (literatura selecta y positiva)
4) Escribir afirmaciones positivas (muy  eficaz porque involucra todos los sentidos)
5) Audición  (tomar buenas ideas de seminarios y cassettes).
Ve por la vida coleccionando buenas ideas y pensando en ellas tanto como puedas. Entonces, cuando escribas, escribirás pensamientos positivos y cuando hables expresarás pensamientos positivos. De hecho cuando tú hablas lo haces con afirmaciones positivas o negativas. Las afirmaciones son ejemplos de buenos pensamientos. Puedes juntarlos y trabajar con ellos, repitiéndolos para obtener resultados positivos.

La función de las coincidencias

La Función de las coincidencias

Decir que las coincidencias son mensajes codificados provenientes de la inteligencia no circunscrita, plantea a la vida como una novela de misterio. Presta atención, busca pistas, descifra su significado y al final la verdad será revelada. En muchos sentidos, eso es exactamente lo que pasa. Después de todo la vida es el misterio más grande.

Lo que hace que la vida sea misteriosa es que nuestro destino parece estar oculto para nosotros; sólo al final de la existencia estaremos en posición de mirar hacia atrás y ver el camino recorrido. En retrospectiva, la historia de nuestra vida parece perfectamente lógica. Es fácil seguir el hilo de continuidad alrededor del cual hemos trenzado nuestras experiencias. Incluso ahora, en cualquier punto que te encuentres de tu vida, puedes mirar hacia atrás y ver con cuánta naturalidad ha fluido tu vida de un hito a otro, de un lugar o empleo a otro, de un conjunto de circunstancias a otro completamente diferente. Observa cuan sencillo pudo haber sido para ti, de sabido hacia dónde conducía tu camino. La mayoría se pregunta: «¿Por qué me preocupaba tanto? ¿Por qué fui tan duro conmigo, con mis hijos?»

Si pudiéramos vivir en el nivel del alma todo el tiempo no necesitaríamos esperar a ver en retrospectiva para conocer las grandes verdades de la vida. Las sabríamos de antemano. Participaríamos en la creación de la aventura de nuestra vida. El camino sería evidente y no necesitaríamos señales, pistas ni coincidencias. Sin embargo, la mayoría no vive en el nivel del alma. Por eso, lo único que puede mostrarnos la voluntad del Universo son las coincidencias.

Todos hemos experimentado coincidencias en nuestra vida. La palabra misma describe perfectamente su significado: «co» significa con; «incidencia» significa suceso. Así pues, las coincidencias son sucesos que ocurren con otros acontecimientos, dos o más sucesos que pasan al mismo tiempo. Como la experiencia de la coincidencia es universal, la mayoría tendemos a restarle importancia. Son momentos extraños de la vida que nos maravillan y olvidamos al poco tiempo.

Las coincidencias son mucho más que una fuente de diversión. Una coincidencia es una pista que nos indica la intención del espíritu universal y, como tal, es rica en significados. Algunas personas utilizan la frase «coincidencia significativa», al hablar de sucesos que ocurren al mismo tiempo y que tienen algún significado especial para quien los experimenta. Sin embargo, creo que la frase «coincidencia significativa» es redundante, pues todas las coincidencias los son. Si no fuera así, no existirían. El hecho mismo de que ocurran ya es significativo, sólo que a veces somos capaces de entender su significado y otras no.

¿Qué significan las coincidencias?

La parte más profunda de tu ser lo sabe, pero hay que atraer ese conocimiento a la superficie. El significado no proviene de la coincidencia misma sino de ti, de la persona que la experimenta. De hecho, sin nuestra participación, ningún suceso tendría significado, el Universo entero carecería de significado. Somos nosotros quienes damos significado a los acontecimientos y lo hacemos a través de la intención. Las coincidencias son mensajes del ámbito no circunscrito que nos indican cómo actuar para hacer que nuestros sueños —intenciones— se manifiesten. Así pues, primero debes tener una intención y entonces ponerte en contacto con tu ser espiritual. Sólo entonces podrás utilizar las coincidencias para satisfacer tus intenciones.

Tener una intención es fácil, tan fácil como formular un deseo. Ser más espiritual es difícil. Muchas personas que se creen espirituales no se han sumergido aún en el vasto océano de la fuerza espiritual; más bien, nadan en la superficie alejadas de las profundidades de la experiencia universal.

Milagros en el mundo real

Los milagros son un fenómeno real. En todas las tradiciones se habla de milagros, pero cada una utiliza un lenguaje diferente. Decimos que un suceso es milagroso cuando el resultado deseado se manifiesta de manera sorprendente: queremos sanar de una terrible enfermedad, adquirir riquezas materiales o hallar nuestro objetivo. Cuando esto sucede, decimos que es milagroso. Alguien tiene una intención, un deseo o un pensamiento y entonces eso ocurre. Un milagro es un ejemplo dramático de lo que pasa cuando una persona es capaz de aprovechar el ámbito espiritual y de aplicar una intención para manifestar su destino.

Déjame darte un ejemplo de una notable coincidencia. David estaba enamorado de una mujer llamada Joanna. El la amaba profundamente, pero no estaba seguro de querer comprometerse y casarse. Finalmente, decidió que la llevaría a un parque y que ahí se le declararía. Todavía recelaba del compromiso, pero esa mañana, al despertar, se sintió invadido por una sensación de paz, de que todo estaría bien. David extendió el mantel sobre el pasto y mientras reunía el valor para formular la pregunta, pasó sobre ellos un avión con un cartel publicitario. Joanna volteó a verlo y preguntó: «¿Qué dirá el letrero?» Sin pensarlo, David contestó: «Dice: ‘Joanna, ¿quieres casarte conmigo?’» Ambos miraron con más cuidado y en efecto el letrero decía: «Joanna, ¿quieres casarte conmigo?» Ella se echó en sus brazos, se besaron y, en ese momento, David supo que casarse con ella era lo mejor que podía hacer. Al día siguiente leyeron en el periódico que otra persona se había declarado a su novia Joanna con un letrero en el parque; el avión pasó en el momento justo para David. Esta notable coincidencia fue una pista, un milagro, que le indicaba a David su futuro. Ellos siguen felizmente casados hasta ahora.

Las personas que no se interesan en la espiritualidad atribuyen esta clase de sucesos a la suerte. Creo que la suerte, al menos como normalmente la entendemos, no tiene nada que ver con esto. Lo que la mayoría llama suerte no es nada más ni nada menos que la aplicación de la sincronicidad en el cumplimento de nuestras intenciones. Luis Pasteur, el científico que descubrió que los microbios pueden provocar enfermedades, afirmó: «El azar favorece a la mente preparada». Esto puede trasladarse a una sencilla ecuación: «Oportunidad + Preparación = Buena suerte». A través de las lecciones del sincrodestino, es perfectamente posible adoptar un estado de ánimo que permita ver que en la vida existen momentos oportunos y que cuando los identificamos y aprovechamos, pueden cambiar todo. «Suerte» es la palabra que utilizamos en el mundo moderno para nombrar lo milagroso. Así pues, sincronicidad, coincidencia significativa, milagro o buena suerte, son distintas formas de referirse al mismo fenómeno.

Como hemos visto, la inteligencia del cuerpo se manifiesta a través de la coincidencia y la sincronicidad. También la inteligencia más amplia de la naturaleza y el ecosistema —la gran red de la vida— y la inteligencia fundamental del Universo. Cuando empezamos a considerar las coincidencias como oportunidades, cada una adquiere significado. Cada coincidencia se convierte en una oportunidad para la creatividad. Cada coincidencia se convierte en una oportunidad para convertirte en la persona que el Universo quiere que seas.

Esta es la verdad última del sincrodestino: la suma total del Universo está modificándose para crear tu destino personal. Para ello utiliza «conexiones no circunscritas y no causales».

¿Qué son las conexiones no causales?

Si analizamos todos los sucesos inconexos de nuestra vida, todos tienen una historia entrelazada con un destino personal. No causal significa que los sucesos están relacionados entre sí, pero no por una relación directa de causa y efecto, por lo menos en la superficie. Son no causales sin causa.

Es imposible imaginar siquiera la complejidad de las fuerzas que están detrás de cada acontecimiento de nuestras vidas. Existe una combinación de coincidencias; el ámbito no circunscrito teje la red del karma o del destino, para crear la vida personal de cada individuo, tu vida o mi vida. La única razón por la que no experimentamos la sincronicidad en nuestra vida diaria es porque no vivimos desde el nivel en donde está ocurriendo. Normalmente percibimos sólo relaciones de causa y efecto: ésto causa eso, que causa esto otro, que causa aquello: trayectorias lineales. Sin embargo, debajo de la superficie ocurre algo más. Existe toda una red de conexiones, invisibles para nosotros. Cuando se hacen evidentes, vemos cómo nuestras intenciones están entretejidas en esta red, que es contextual, condicional, holística y rica, a diferencia de nuestra experiencia superficial.

Con frecuencia caemos en comportamientos rutinarios; seguimos los mismos patrones y actuamos de manera predecible, día tras día. Programamos nuestra mente y sólo continuamos poniendo un pie delante del otro. ¿Cómo podrían ocurrir milagros si simplemente marchamos mecánicamente por la vida sin pensar ni estar conscientes? Las coincidencias son señalamientos en el camino que atraen nuestra atención hacia algo importante de nuestras vidas, atisbos de lo que ocurre más allá de las distracciones cotidianas. Podemos ignorar esas señales y seguir adelante o podemos prestarles atención y vivir el milagro que está esperándonos.

De acuerdo con un poema de Rumi, «ésta no es la realidad real. La realidad real está detrás del telón. En verdad no estamos aquí; ésta es nuestra sombra». Lo que experimentamos como realidad cotidiana es sólo una representación de sombras. Detrás del telón está un alma viviente, dinámica e inmortal, que está más allá del tiempo y el espacio. Si actuamos desde ese nivel, podemos influir conscientemente en nuestro destino. Esto ocurre a través de la sincronización de relaciones, aparentemente no causales, que dan forma a un destino.

De aquí el sincrodestino. En el sincrodestino participamos conscientemente en la creación de nuestras vidas, por medio del entendimiento del mundo que está más allá de nuestros sentidos, el mundo del alma.

La coincidencia del Universo

Nada existiría, absolutamente nada, de no haber sido por una notable serie de coincidencias. Una vez leí un artículo en el que un físico describía el Big Bang que dio origen a nuestro Universo. En ese momento, el número de partículas que se crearon fue ligeramente mayor al número de antipartículas. Las partículas y las antipartículas chocaron y se aniquilaron entre sí llenando el Universo de fotones.

Debido al desequilibrio inicial, hubo algunas partículas que sobrevivieron a la aniquilación, y éstas dieron origen a lo que conocemos como mundo material. Tú, yo y el resto del Universo —incluyendo estrellas y galaxias— somos restos del momento de la creación. El número total del partículas que quedaron es de 10m (esto es, el número 1 seguido por 80 ceros). Si el número de partículas hubiera sido un poco mayor, las fuerzas gravitacionales hubieran forzado al joven Universo a colapsarse en sí mismo formando un enorme hoyo negro, lo que significa que no habría tú) yo, estrellas ni galaxias. Si el número de partículas de materia hubiera sido un poco menor, el Universo se habría expandido tan rápidamente sin opción para que las galaxias se formaran como lo hicieron.

Los primeros átomos fueron de hidrógeno. Si la poderosa fuerza que sostiene el núcleo de un átomo hubiera sido un poco más débil, el deuterio —estado por el que atraviesa el hidrógeno antes de convertirse en helio— no habría existido y el Universo hubiera continuado siendo hidrógeno puro. Si, por otra parte, las fuerzas nucleares hubieran sido un poco más fuertes, todo el hidrógeno se habría quemado rápidamente, dejando a las estrellas sin combustible. Así pues, tal como las fuerzas gravitacionales necesitaban tener exactamente la fuerza que tuvieron, las fuerzas electromagnéticas que mantienen los electrones en su lugar, necesitaban ser exactamente como fueron, ni más fuertes ni mas débiles, para que las estrellas se convirtieran en supernovas y los elementos pesados se desarrollaran.

El proceso del carbono y del oxígeno, esenciales para el crecimiento de organismos biológicos, requirió y requiere muchas coincidencias desde el momento del Big Bang. El hecho de que tú y yo existamos, y que el Universo, las estrellas, las galaxias y los planetas existan, ¡es un suceso muy improbable! ¡Una absoluta coincidencia! Un milagro que se remonta al principio del tiempo.

De haber podido ver el Universo en un momento determinado de esa época, hubiera sido imposible distinguir el patrón general que estaba desarrollándose. Cuando las estrellas se estaban formando, no habríamos podido imaginar a los planetas, por no mencionar a las jirafas, las arañas, las aves y los humanos. Cuando el espermatozoide se unió al óvulo para crear al ser humano que eres ahora, nadie podía haber imaginado la increíble historia de tu vida, las fantásticas vicisitudes de tu pasado, las personas que conocerías, los hijos que tendrías, el amor que generarías, la huella que dejarías en este mundo. No obstante, aquí estás, una prueba viviente de los milagros cotidianos. El hecho de que no podamos ver los milagros como vemos los trucos de magia, con su gratificación instantánea, no significa que no estén ocurriendo. Muchos milagros necesitan tiempo para revelarse y poder ser apreciados. Uno nunca sabe cómo y cuándo reaparecerá una experiencia; uno nunca sabe cuándo una coincidencia nos guiará a la oportunidad de nuestra vida.

Atención e intención.

La conciencia organiza su actividad en respuesta a la atención y a la intención. Aquello en lo que pones tu atención se llena de energía; aquello de lo que apartas tu atención pierde fuerza. Por otro lado, la intención es la clave para la transformación, como ya vimos. Puede decirse que la atención activa el campo de energía y que la intención activa el campo de información, lo que da lugar a la transformación.

Cada vez que hablamos, transmitimos información a través de un campo de energía usando ondas sonoras. Cada vez que enviamos o recibimos un correo electrónico, utilizamos información y energía. La información está en las palabras que eliges y la energía es el impulso electromagnético que viaja por el ciberespacio. La información y la energía están inextricablemente unidas.

¿Has notado que cuando empiezas a prestar atención a una palabra, un color o un objeto en particular, suelen aparecer más frecuencia en tu entorno? Mi primer auto fue un Volkswagen Beetle. Yo nunca había prestado mucha atención a los autos, y rara vez había notado Volkswagens en la calle, pero después de que compré mi Beetle, empecé a verlos por todos lados. ¡Parecía que uno de cada tres autos era un Beetle convertible rojo! No es que estos autos estuvieran desempeñando un papel más importante en el Universo, pero mi atención hizo que cualquier cosa relacionada con ellos saltara a mi campo de atención.

Todos los días ocurren millones de cosas que jamás entran en nuestra mente consciente: sonidos de la calle, conversaciones de las personas que nos rodean, artículos del periódico que recorremos rápidamente con la vista, patrones en la ropa, colores de zapatos, aromas, texturas, sabores. Nuestra conciencia solo puede manejar una cantidad limitada de información, por lo que contamos con una atención selectiva. Cualquier cosa en la que decidamos concentrar nuestra atención atravesará el sistema de filtración de la mente. Por ejemplo, imagina que estoy hablando contigo en una fiesta. Tú y yo tenemos una conversación interesante y el resto de la fiesta es sólo un murmullo de fondo. Entonces, algunas personas empiezan a hablar de ti en el otro extremo de la habitación y de un momento a otro empiezas a escuchar lo que están diciendo. El murmullo de la fiesta desaparece, y aunque yo esté junto a ti hablándote al oído, tú no me escuchas. Así de poderosa es la atención.

En el mundo físico contamos con muchas maneras diferentes de obtener información: periódicos, libros, televisión, radio, conversaciones por teléfono celular, radios de onda corta. Todas estas formas de explotar esa clase de información, y muchas otras, están a nuestra entera disposición. Sólo tenemos que sintonizarlas con nuestros sentidos: mirar, escuchar, sentir, oler y saborear el entorno que nos rodea. Pero si lo que queremos es explotar la información que está en el nivel del alma, necesitamos otra manera de obtenerla.

Normalmente no dirigimos nuestra atención hacia esa dimensión oculta, pero todo lo que ocurre en el mundo visible ahí tiene sus raíces. Todo está conectado con todo lo demás. En el mundo espiritual esas conexiones se hacen visibles, pero en el físico sólo las vislumbramos a través de las pistas que nos dan las coincidencias. Así como la atención genera energía, la intención permite la transformación de esa energía. La atención y la intención son las herramientas más poderosas del experto en espiritualidad. Son ellas las que atraen una determinada clase dé energía, y una determinada clase de información.

Así pues, mientras más atención prestes a las coincidencias, más atraerás otras coincidencias que te ayudarán a aclarar su significado. La atención prestada a las coincidencias atrae la energía y la pregunta «¿qué significa?» atrae la información. La respuesta puede llegarte como una cierta idea, un sentimiento intuitivo, un encuentro o una nueva relación. Puedes experimentar cuatro coincidencias aparentemente inconexas y comprender todo de repente, al ver el noticiero de la noche: «Ah, ¡eso es lo que significaban!» Mientras más atención prestes a las coincidencias y más te preguntes por su significado, más frecuentemente ocurrirán y más evidente será su significado. En el momento en que eres capaz de percibir e interpretar las coincidencias, tu camino hacia la realización salta a la vista.

Para la mayoría de las personas, el pasado reside sólo en la memoria y el futuro sólo en la imaginación. Sin embargo, en el nivel espiritual, el pasado, el futuro y todas las distintas probabilidades de la vida existen simultáneamente. Todo ocurre al mismo tiempo. Es como si estuviéramos reproduciendo un CD; el disco tiene 25 pistas, pero en este momento sólo estoy escuchando la número 1. Las demás pistas están en el disco en este mismo instante, sólo que no las estoy escuchando. Y si no soy consciente de ellas, puedo dar por hecho que no existen.

Si tuviera un reproductor de pistas de las experiencias de mi vida, podría escuchar el ayer, el hoy o el mañana con la misma facilidad. Las personas que están sintonizadas con el yo profundo pueden acceder a este ámbito profundo porque ese yo no está separado del Universo. Los budistas dicen que tu «yo» es un «inter-ser» que está interrelacionado con todo lo que existe. Eres una parte inseparable de la sopa cuántica del cosmos.

Cómo fomentar las coincidencias

Ya sabemos que la atención que prestamos a las coincidencias atrae más coincidencias y que la intención revela su significado. De este modo, las coincidencias se convierten en pistas que nos indican la voluntad del Universo y nos permiten su sincronicidad y aprovechar las infinitas oportunidades de la vida. Sin embargo, con todos esos billones de fragmentos de información que nos están llegando en todo momento, ¿cómo sabemos a qué prestar atención?, ¿cómo evitamos estar buscándole significados a cada taza de té, a cada comercial de televisión, a cada mirada de un desconocido en la calle? A la vez ¿cómo evitamos pasar por alto información valiosa?

Estas preguntas no tienen una respuesta fácil. Parte de aprender a vivir el sincrodestino consiste en aprender a ser instrumentos sensibles en nuestro entorno. Cierra los ojos un momento. Trata de percibir todo lo que hay en el ambiente. ¿Qué sonidos escuchas? ¿Qué estás oliendo, sintiendo o saboreando en este preciso instante? Pon tu atención en cada uno de tus sentidos individualmente y toma plena conciencia de ellos.

Si no has practicado este ejercicio antes, es probable que hayas pasado por alto algunos de estos estímulos, no porque sean débiles, sino porque estamos tan acostumbrados a ellos que ya no les prestamos atención. Por ejemplo, ¿qué sentiste?, ¿cuál era la temperatura? ¿Había brisa o el aire estaba quieto?, ¿qué partes de tu cuerpo estaban en contacto con la silla en la que estás sentado? ¿Notaste la presión en la parte posterior de tus muslos, en la parte baja de la espalda? ¿Qué me dices de los sonidos? La mayoría podemos distinguir fácilmente el ladrido lejano de un perro o el ruido de niños que juegan en la habitación contigua, pero ¿qué hay de los sonidos más sutiles? ¿Escuchaste el ruido del calentador o del aire acondicionado?, ¿percibiste tu respiración o los gruñidos de tu estómago?, ¿qué me dices del barullo del tráfico?.

Las personas sensibles a los acontecimientos y estímulos de su entorno son sensibles a las coincidencias que les envía el Universo. Las pistas no siempre vendrán a través del correo o de la pantalla de la televisión (aunque a veces lo harán). Pueden ser tan sutiles como el olor del humo de una pipa que entra por una ventana abierta y que te recuerda a tu padre, lo que a su vez te recuerda un libro que le gustaba, y que, por alguna razón, llega a desempeñar un papel importante en tu vida, en ese momento.

Por lo menos una vez al día, concéntrate durante uno o dos minutos en alguno de tus cinco sentidos: vista, oído, gusto, tacto u olfato, y permítete apreciar tantos aspectos de este sentido como sea posible. Aunque al principio te cueste trabajo, pronto lo harás con toda naturalidad. Clausura los otros sentidos si te distraen demasiado. Por ejemplo, prueba distintos alimentos mientras te tapas la nariz y cierras los ojos; concéntrate en la textura de la comida, sin distraerte con su aspecto u olor.

Naturalmente, tu atención se verá atraída por los estímulos más poderosos e inusuales; estos son los que debes observar con detenimiento. Mientras más inverosímil sea la coincidencia, más vigorosa será la pista. Si estás considerando casarte y tomas conciencia de los anuncios de los anillos de compromiso, ésa es una coincidencia menor, pues dichos anuncios abundan. Sin embargo, si estás ponderando pedirle matrimonio a Joanna y en ese momento pasa sobre tu cabeza un letrero que dice: «Joanna, ¿quieres casarte conmigo?», la situación es totalmente inaudita y constituye un mensaje muy poderoso sobre el camino que el Universo tiene planeado para ti.

Cuando surja una coincidencia, no la ignores. Pregúntate: «¿Cuál es el mensaje? ¿Qué significa esto?» No tienes que salir a buscar las respuestas. Formula la pregunta y las respuestas surgirán. Pueden llegar como la comprensión repentina de algo, como una experiencia creativa espontánea o como algo muy diferente. Tal vez conocerás a una persona que esté relacionada de algún modo con la coincidencia. Una conversación, una relación, un encuentro casual, una situación o un suceso te dará inmediatamente una pista sobre su significado. «¡Ah, se trataba de esto!»

Otra cosa que puedes hacer para fomentar las coincidencias es llevar un diario de las coincidencias de tu vida. Después de años de tomar notas, las clasifico en pequeñas, medianas, bomba y doble bomba. Tú puedes hacerlo como se te haga más fácil. Para algunos, lo más sencillo es llevar un registro diario y subrayar o señalar palabras, frases o nombres de cosas que se manifiestan como coincidencias. Otros llevan un diario especial de coincidencias; utilizan una nueva página para cada coincidencia significativa, y apuntan en esa página otras conexiones con ese suceso.

A las personas que quieran ahondar con mayor profundidad en las coincidencias, les recomiendo la recapitulación. Ésta es una manera de tomar la posición de observador de tu vida y tus sueños, de modo que las conexiones, temas, imágenes y coincidencias se hagan más claras. Como nuestra conexión con el alma universal es mucho más evidente cuando soñamos, este proceso nos permite acceder a un nivel de coincidencias totalmente nuevo.

Cuando vayas a la cama por la noche y antes de dormir, siéntate unos minutos e imagina que estás viendo en la pantalla de tu conciencia todo lo que ocurrió durante el día. Observa tu día como si fuera una película. Mírate despertando en la mañana, cepillándote los dientes, desayunando, conduciendo al trabajo, arreglando tus asuntos, regresando a casa, cenando; todo lo que haya ocurrido en el día hasta el momento de ir a la cama. No tienes que analizar, evaluar o juzgar lo que ves; sólo ve la película. Apréciala completa. Incluso es posible que repares en cosas que no te parecieron importantes en su momento. Tal vez notes que el color del cabello de la mujer que estaba detrás del mostrador de la farmacia era el mismo que tenía tu madre cuando eras niño. O tal vez prestes especial atención al chiquillo que lloraba mientras su madre lo arrastraba por el pasillo del supermercado. Es sorprendente la cantidad de cosas que puedes ver en la película de tu día, que tal vez no notaste conscientemente durante el día.

Mientras ves cómo pasa tu día en la película, aprovecha la oportunidad de observarte objetivamente. Tal vez te veas haciendo algo que te enorgullece en especial; a veces te verás haciendo cosas vergonzosas. Te repito: el objetivo no es evaluar, sino obtener un poco de información sobre el comportamiento del protagonista, de ese personaje que eres tú.

Cuando hayas concluido la recapitulación, que puede durar sólo cinco minutos o hasta media hora, di estas palabras para ti: «Todo lo que he observado, esta película de un día de mi vida, está guardada en un lugar seguro. Puedo evocar esas imágenes en la pantalla de mi conciencia, pero tan pronto como las dejo ir, desaparecen. La película ha terminado». Luego, cuando vayas a dormir, afirma: «Así como he recapitulado el día, doy instrucciones a mi alma, a mi espíritu y a mi subconsciente para que observen mis sueños». Al principio tal vez no notes cambios, pero si practicas cada noche durante algunas semanas, empezarás a tener una experiencia muy nítida de que el sueño es el escenario y de que tú eres la persona que está observando todo. Cuando despiertes en la mañana, recapitula la noche tal como recapitulaste el día al anochecer.

Una vez que seas capaz de recordar la película de tus sueños, anota algunas de las escenas más memorables. Inclúyelas en tu diario. Apunta especialmente las coincidencias. La inteligencia no circunscrita nos proporciona claves en el sueño tal y como lo hace en la vigilia. Durante el día conozco personas, tengo interacciones, me encuentro en situaciones, circunstancias, sucesos, relaciones; por la noche también experimento estas situaciones. La diferencia es que en el día parece haber una explicación lógica, racional, de lo que ocurre. Nuestros sueños no sólo son proyecciones de nuestra conciencia; son, de hecho, la interpretación que hacemos de las trayectorias de nuestra vida. Los mecanismos del sueño y de lo que nos pasa en lo que llamamos realidad, son las mismas proyecciones del alma. Sólo somos observadores. Así pues, empezamos gradualmente a notar correlaciones, imágenes que se repiten tanto en los sueños como en la realidad cotidiana; más coincidencias nos ofrecen más pistas para guiar nuestro comportamiento; empezamos a isfrutar más oportunidades; tenemos más «buena suerte».

Estas pistas señalan la dirección que debemos dar a nuestra vida. A través del proceso de recapitulación reparamos en los patrones recurrentes y empezamos a desentrañar el misterio de la vida.

Este proceso es especialmente útil para liberarse de hábitos destructivos. La vida tiene ciertos temas que interpreta. A veces, esos temas actúan a nuestro favor pero también en contra, especialmente si repetimos los mismos patrones o temas una y otra vez con la idea de obtener un resultado distinto. Por ejemplo, muchas personas que se divorcian vuelven a enamorarse, pero terminan en un tipo de relación exactamente igual a la que tuvieron antes. Repiten el mismo trauma, reviven la misma angustia y luego preguntan: «¿Por qué me sucede lo mismo?» El proceso de recapitulación puede ayudarnos a observar estos patrones y una vez que los hemos discernido podemos tomar decisiones más conscientes. La revisión diaria de nuestro día no es algo en absoluto necesario, pero nos ayuda a comprender y a atraer coincidencias a la superficie.

Procura mantenerte sensible, observa las coincidencias en tu vida diurna y en tus sueños, y presta especial atención a lo que traspase el límite de probabilidades, esto es, la posibilidad estadística de que un acontecimiento ocurra en el espacio-tiempo. Todos necesitamos planear las cosas hasta cierto punto, elaborar suposiciones sobre mañana aunque de hecho no sepamos qué va a pasar. Cualquier cosa que perturbe nuestros planes o nos desvíe de la trayectoria que creemos llevar, puede ofrecernos información valiosa. Incluso la ausencia de sucesos que esperas puede ser una pista que te indique la intención del Universo.

Quienes tienen dificultades para salir de la cama en las mañanas para ir a un trabajo que odian, los que no son capaces de comprometerse con sus actividades profesionales, aquellos que se sienten emocionalmente «muertos» después de un día en la oficina, necesitan prestar atención a esos sentimientos. Son señales importantes de que debe haber una forma de obtener más satisfacción de la vida. Tal vez un milagro está esperando a la vuelta de la esquina. Nunca lo sabrás mientras no formules una intención, seas sensible a las pistas que te ofrece el Universo, sigas la cadena de las coincidencias y ayudes a crear el destino que tanto deseas.

Por supuesto, la vida puede ser difícil y todos tenemos tareas, responsabilidades y obligaciones cotidianas que pueden llegar a abrumarnos. Las coincidencias pueden volar hacia ti desde todas direcciones o pueden aparentar haberse secado por completo. ¿Cómo encontrar el camino en un mundo tan complejo? Tómate cinco minutos todos los días y simplemente permanece sentado en silencio. Durante esos momentos, plantéale estas preguntas a tu atención y a tu corazón: «¿Quién soy? ¿Qué quiero para mi vida? ¿Qué quiero de mi vida hoy?» Entonces relájate y deja que el flujo de tu conciencia, esa suave voz interior, las conteste. Luego, después de cinco minutos, escríbelas. Haz esto todos los días y te sorprenderá cómo las situaciones, circunstancias, acontecimientos y personas se organizarán en función de las respuestas. Éste es el comienzo del sincrodestino.

La primera vez puede resultar difícil contestar estas preguntas. Muchos no estamos acostumbrados a pensar en términos de nuestras necesidades y deseos, y si lo hacemos, no creemos poder satisfacerlos. Si no has definido la meta de tu vida por ti mismo, ¿qué estás haciendo entonces? Sería maravilloso si el Universo pudiera mostrarnos una gran pista, o si prefieres, una brújula gigante qué nos señalara la dirección que debemos tomar.

El hecho es que la brújula está ahí. Para encontrarla sólo necesitas buscar en tu interior el deseo más puro de tu alma, el sueño que tiene para tu vida. Siéntate en silencio. Una vez que revelas ese deseo y comprendes su naturaleza esencial, cuentas con un punto de referencia constante que puedes expresar en forma de símbolos arquetípicos.

Deepak Chopra

El eclipse del 1 de julio de 2011

El último de los tres eclipse

La luna nueva con un eclipse parcial de sol es hoy viernes 1º de julio a las 8:54 AM GMT. Se verá en Sudamérica, pero sus influencias las sentiremos igual.  Este es el más intenso y fuerte de los tres y el último eclipse de este periodo de cambios, reajustes y transformaciones.

Es el momento de soltar lo viejo para abrazar todas nuestras creaciones y comenzar a caminar. Este eclipse pueda ayudarnos a dar un cambio, que podemos sentirlo un tanto drástico e inesperado, también puede darnos la energía que necesitamos para poner en marcha nuestras intenciones.

Abre tu corazón y llénate de esta maravillosa energía que el universo pone a nuestra disposición y disfruta el momento. No te dejes avasallar  por la angustia y la inquietud de tu mente, serénala, enfócala en otras cosa, haz respiraciones, confía y recuerda… “esto también pasará mañana”

Un abrazo, Senai

Notas Astrológicas: por Patricia Liles, astróloga

Viernes 1º de Julio a las 8:55 AM GMT
9º Cáncer – Luna Nueva/Eclipse Solar

Estamos dando vuelta a la curva en nuestro paquete de tres eclipses que se inició el 1º de junio. De los tres eclipses, éste parece ser el más poderoso externamente*, puesto que el Sol y la Luna en Cáncer unen fuerzas para formar la cuarta esquina de una Gran Cruz Cardinal, que incluye tres grandes planetas exteriores, Saturno (nuestro profesor disciplinado), Urano (nuestro despertador inspirado) y Plutón (nuestro sanador transformador). Los planetas exteriores invitan al drama mundial para que podamos ver nuestra psique representada en un escenario más grande. Observen lo que surja a la superficie en el período de los eclipses en su vida y en las noticias, a nivel familiar, comunitario y global. Si ven una pequeña parte, pueden ver dentro de ella al todo.

La mayoría de astrólogos están de acuerdo en que éste es uno de los períodos más intensos del año. Urano y Plutón, que están planeando toda una serie de cuadraturas exactas (7) en los próximos años, están lo más cerca que van a estar este año durante este período de eclipses del verano. Un anticipo realmente… Urano en cuadratura con Plutón será el tema principal de conversación cósmica hasta el 2013, conforme nos guíen (nos empujen) a través del ojo de la aguja. Urano quiere LIBERTAD. Que lo viejo se destruya para dar paso a lo nuevo. ¿Caos? ¡Sí! ¿Disturbios? Sí. ¿Rebelión, revolución? Sí. Estas son las clásicas cualidades relampagueantes de Urano, y del caos y los repentinos cambios inesperados van a emerger invenciones inspiradas, experimentación, orden superior de conciencia y soluciones intuitivas, muy probablemente acompañadas del desapego e igualdad social por los que se conoce a Urano.

La cuadratura mantiene a dos entidades en pugna y el consiguiente estrés o crisis resultará en crecimiento. (O una limpieza muy caótica) Ahora aprovechen esa energía muy “candente” de Urano en Aries con la “profunda” energía de Plutón. Plutón, Dios del Infra Mundo, transformador de aquello que yace en la oscuridad, actualizando una semilla de conciencia que conduce a un nuevo crecimiento. Plutón quiere EVOLUCIÓN. Se requiere una disposición de ir a los inframundos del yo con perseverancia. ¿Vamos a crear choques emocionales causados por nuestra resistencia? Conscientes de que nuestra energía se está estancando, ¿habrá erupciones y despejes? ¿Seremos absorbidos por una nueva “relación” con alguna nueva idea, objetivo, conocimiento, actividad, persona, que cambie profundamente la forma en que percibimos nuestro mundo exterior? ¿O vamos a desprendernos de viejos temas de autoestima y dar a nuestros mayores talentos creativos su plena expresión?

Nuestro planeta mismo está transformándose y cambiando. Hay volcanes activos por todo el planeta – Chile, Indonesia, México, Eritrea, terremotos de más de 6.0 en Chile, Japón, Alaska, Nueva Zelanda, Papúa Indonesia y Papúa Nueva Guinea; grandes tormentas en Japón, México, Filipinas, Sur y Este de China. Todo esto registrado dentro del período de eclipses entre el 1º de junio y el 27 de junio. www.earthchangesmedia.com. Estamos presenciando una increíble muestra de poder y energía que podemos aprovechar para nuestra propia evolución personal. Lo que afecta al aura de una célula afecta a todas las demás. Estamos haciendo erupción, estamos temblando, estamos ardiendo y arrasando, conforme nos acercamos a evolucionar hacia un estado más consciente y nos desprendemos de nuestros anteriores caparazones de limitación.

Esta Luna Nueva encuentra al Sol y la Luna en Cáncer. Empezamos el primer día del verano entrando en este signo cardinal de agua. ¡Cómo necesitamos el agua y el confort y saciedad emocional que trae! Agua ~ insuflen una oración en ella y sostiene esa frecuencia, y la pueden beber en su cuerpo o bendecir su casa o a otros con ella. Un medio receptivo, flexible, que se adapta a cualquier recipiente donde se lo vierta. Las mareas, los océanos y los ritmos de nuestros cuerpos son regidos por la naturaleza acuosa de la Luna. Nuestras personalidades son de la Luna – siempre cambiante, instintiva, habitual, necesitada. Cáncer, regido por la Luna, es fértil, femenino, sensible, protector de la familia, el hogar y la vida interior de los sentimientos y el flujo de la emoción. En las tres caras de la diosa ~ Doncella, Madre, Mujer Sabia ~ Cáncer es el arquetipo de la Madre. Nuestra naturaleza lunar nos vincula con nuestra comunión íntima con el Espíritu y somos profundamente nutridos de la fuente Divina. La nutrición es el dominio Canceriano que rige los pechos y el estómago. Cáncer y la Luna rigen los primeros años de nuestra infancia, y tenemos aquí la oportunidad de revisar y despejar las limitaciones y creencias impuestas en nosotros en aquellos tiempos. Reconocer y soltar. A medida que atravesamos estos tiempos tumultuosos, debemos recordar dedicar tiempo para cuidar de nosotros mismos y hacer una pausa para escuchar, verdaderamente escuchar a la Madre Naturaleza y sus mensajes para nosotros.

Feliz Cumpleaños a todos los cumpleañeros Cáncer en este tiempo de verano. Gracias por sus dones de sustento.

Bendiciones a las muchas manifestaciones de las Diosas Madre de nuestro planeta ~ Madre María, Isis, Kuan Yin, Ix Chel, Yemayá, Pachamama, Sofía, Brígida, Pelé, Áditi, Mujer Ternero Búfalo Blanco, y todos los nombres por los que las llaman ~ sean honradas y benditas y que tengan todo lo que necesitan.

Julio 15 – Luna Llena en Capricornio a las 6:40 AM GMT
Julio 30 – Luna Nueva en Leo a las 6:40 PM GMT

* Julio 1º – Luna Nueva/eclipse parcial del Sol en 9º Cáncer visible desde el extremo de Sudáfrica, Antártida, Tasmania y Nueva Zelanda

www.thepowerpath.com

Estos y otros artículos de interés pueden ser descargados en archivo Word desde el sitio creado en http://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm para ARTÍCULOS DE INTERÉS

VER CON LOS OJOS DE LA FE

VER CON LOS OJOS DE LA FE
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

A medida que las arenas del tiempo se deslizan a través de las entradas y salidas de todo lo que es sagrado, visible e invisible, el futuro de la humanidad se revela al verse en un espectro completo de posibilidad que no había existido antes de este momento. A medida que las personas avanzan en su vida, hay una serie de improntas de tiempo energéticas que ellas anuncian al mundo. A medida que la Tierra avanza  hacia dunas recién formadas de progresión, va a parecer y se va a sentir como si uno se quedara completamente solo. Nadie a su lado para sostenerlo, para ayudarlo, para asistirlo, o así lo parece.

El tiempo les pide que no renuncien a lo que vive en su corazón y en sus sueños. El Universo ha colocado dentro de ustedes una semilla que no puede morir, a la que no se le puede sembrar encima. El Universo ha colocado en ustedes una impronta de tiempo que pide ser vista bajo el ojo microscópico de su corazón. La Tierra misma vadeaa través de un profundo nivel de miedo, ella procesa al procesar nosotros. Los humanos le temen a la guerra, a las deudas, a la falta de dinero y a la pérdida del control. La Tierra misma y todos sus habitantes están en un momento crucial que les pide a todos ser explícitos en la expresión de cada pensamiento pasajero, puesto que todos cuentan. Ya no más excusas para las decisiones erróneas de quienes detentan el poder mientras buscan la manera de darse lustre.

A partir de este verano, se integrarán niveles superiores de luz en los patrones álmicos de quienes lo hayan pedido. Todo individuo sobre la Tierra tiene la oportunidad de pedir ayuda Divina, reconocimiento Divino, intervención Divina. Muchos se dejan arrastrar por la marejada mientras la cresta de las olas los empuja de aquí para allá. Cada pensamiento que tiene la humanidad es más importante que el pensamiento anterior. Dentro de cada pensamiento la sabiduría aumenta o disminuye exponencialmente. Cada interacción con cada persona les da algo en qué pensar para que lo digieran a su propia discreción. Cuando oigan noticias tristes lleven su corazón y sus energías a un lugar seguro donde puedan ver la totalidad de la situación y elegir cómo actuar según el caso.

A aquellos que están revestidos de los patrones más elevados de luz y tiempo sin las limitaciones de la Tierra se les pedirá ir más allá de lo que consideran adecuado para sus experiencias así como para el compromiso con la causa. Esto significa que se les darán profundas percepciones del alma que les pedirán que vuelen más alto, que muevan más montañas y que bailen a través del espacio así como a través del tiempo. El Universo le dará instrucciones a su corazón pidiéndoles dejar atrás cualquier limitación que creían tener. Se les pedirá que se vuelvan uno con las legiones de luz, las legiones de Dios que no tienen miedo, las legiones de la luz del corazón que sostienen el corazón de la humanidad en la palma misma de sus manos.

Muchos en la Tierra han elegido no cambiar, no avanzar, no creer y no confiar ni siquiera en ellos mismos. Muchos en la Tierra se han rendido, no han visto a su Dios casero ausente durante muchas lunas, no han sentido la presencia de la santidad, no han visto manifestaciones de milagros. Lo que la humanidad busca como confirmación es tan animado que, de hecho, ha tomado forma y camina sobre la Tierra disfrazado de humanidad y humildad. La energía de los milagros deseados puede haber tomado la forma de gotas de lluvia por las que tan intensamente se oró en una calle pero no en otra. Lo que buscan como planeta ahora tiene más masa. La biología ha cambiado y se ha desplazado en el terreno de lo sobrenatural, la tierra de lo invisible. El sistema de creencias de la Tierra ha fallado porque muchos no ven con los ojos de la Fe.

La mayoría ha perdido la esperanza de ser rescatada, la mayoría ha renunciado a los ángeles, y muchos han renunciado a Dios. Como planeta se les pide que crean en lo invisible, en lo que no se puede ver, en lo que no se puede sentir, ni tocar, ni oler, ni saborear. Se les pide que crean en un ser sobrenatural que los ha colocado aquí para su mayor bien y su mayor crecimiento y luego se marchó a otro proyecto. Se les ha pedido creer que cada pérdida, cada muerte, cada día aciago tiene una oportunidad divina envuelta en ello, un centro masticable al que a menudo se quedan pegados.

Venimos a decirles que la cuestión de esto es que el milagro que buscan camina entre ustedes. Escucha cuando hablan, baila en sus sueños y ve los patrones de su corazón. Los milagros que la humanidad tanto necesita están garantizados por el universo con tan sólo creer hasta la hora final. Porque un minúsculo patrón de duda crea una toxicidad letal que no se puede diluir.

Conforme los planetas se alinean y los eclipses se acechan entre sí, sale a la superficie un profundo aluvión de emociones: iras y odios, amores y lágrimas nacen bajo un rojo atardecer de luna llena. A medida que estos eclipses se den a luz a sí mismos a través del vientre oscuro de la vida, un velo azul de tristeza caerá sobre la Tierra, una pesadez del corazón. Una gran tristeza mundial agobia al pulso de la Tierra. Sobrevendrán muchas conmociones terrenales y las personas clamaran al Creador y al Salvador para que los rescate. El rescate es lento para ponerse en movimiento. Tenemos que seguir nadando hasta la orilla, orando con cada brazada.

Es hora de convertirse en una plegaria viviente para alguien fuera de ustedes.  Esta tristeza que sobreviene es biológica y profunda, es de contenido celular y estelar. En toda la Tierra se produce una depuración gigantesca mientras el corazón planetario suspira profundamente. No hay nada que hacer excepto esforzarse por mantenerse a flote durante esta marejada. Las opciones no se pueden ver en la clara luz del día. Muchos entrarán en pánico y el sistema monetario de la Tierra lo reflejará. Les corresponde a todos y a cada uno de ustedes mantener en alto su contrato de luz por encima de las marcas del nivel de las aguas de la vida. La vida es de naturaleza circular y esto también pasará, pero cada día y noche parece durar un año. Las personas que daban por seguras podrían marcharse de su vida o del planeta. Las personas harán elecciones que no tienen sentido para quienes las rodean. Muchas veces estos trastornos biológicos celulares son necesarios para exponer otro rayo de luz.

Somos el Consejo de Luz de Sirio. No vacilen, sigan avanzando porque hay un final y un principio para todas las tormentas. ¿Qué es lo que importa en su mundo? Nos marchamos.

Yo no lo hubiese dicho más claro. Estoy totalmente de acuerdo con Gilliam y con el Consejo de Luz. Es una realidad que estoy comprobando diariamente en la consulta, las/os clientes que acuden están viviendo estos procesos. Doy las Gracias al Cielo y al canalizador por el mensaje. Senai

Las claves del amor incondicional de los Indios Hopy

CLAVES DEL AMOR INCONDICIONAL DE LOS INDIOS HOPY

Eres único, diferente de todos los otros.
Sin reserva ni duda, permito que estés en el mundo como eres, sin un pensamiento o palabra de juicio…
No veo error alguno en las cosas que puedas decir, ni hacer, sentir y creer porque entiendo que te estás honrando a ti mismo al ser y hacer lo que es verdad para ti.
No puedo recorrer la vida con tus ojos ni verla a través de tu corazón.
No he estado donde tu has estado ni experimentado lo que has experimentado, viendo la vida desde tu perspectiva única.
Te aprecio exactamente como eres, siendo tu propia y singular chispa de la Conciencia Infinita, buscando encontrar tu propia forma individual de relacionarte con el mundo.
Sin reserva ni duda, te permito cada elección para que aprendas de la forma que te parezca apropiada.
Es vital que seas tu propia persona y no alguien que yo u otros piensen que “deberías” ser.
En la medida de mi capacidad, sin denigrarme o ponerme en un compromiso, te apoyaré en eso.
No puedo saber lo que es lo mejor para ti, lo que es verdad para ti o lo que necesitas, porque no sé lo que has elegido aprender, cómo has elegido aprenderlo, con quien o en qué periodo de tiempo.
Solo tu puedes sentir tu excitación interna y escuchar tu voz interna – yo sólo tengo la mía.
Reconozco que, aunque sean diferentes entre si, todas las maneras de percibir y experimentar las diferentes facetas de nuestro mundo, todas son válidas.
Sin reserva ni duda admito las elecciones que hagas en cada momento.
No emito juicio sobre esto porque es imprescindible que honre tu derecho a tu evolución individual, porque esto da poder a ese derecho para mí y para todos los otros.
A aquellos que elegirían un camino que no puedo andar o que no andaría, y aunque puede que elija no añadir mi poder y mi energía a ese camino, nunca te negaré el regalo de amor que Dios me ha concedido para toda la creación.
Como te amo, así seré amado. Como siembre, recogeré.
Sin reserva ni duda, te permito el derecho universal de libre albedrío para andar tu propio camino, creando etapas o manteniéndote quieto cuando sientas que es apropiado para ti.
No puedo ver siempre el cuadro más grande del Orden Divino y así no emitiré juicio sobre si tus pasos son grandes o pequeños, ligeros o pesados o conduzcan hacia arriba o hacia abajo, porque esto sólo sería mi punto de vista.
Aunque vea que no haces nada y juzgue que esto es indigno, yo reconozco que puede que seas el que traiga una gran sanación al permanecer en calma, bendecido por la Luz de Dios.
Porque es el derecho inalienable de toda vida elegir su propia evolución, y sin reserva ni duda reconozco tu derecho a determinar tu propio futuro.
Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mi no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.
Sé que eres guiado como yo lo soy, siguiendo tu entusiasmo interno por conocer tu propio camino.
Sé que las muchas razas, religiones, costumbres, nacionalidades y creencias en nuestro mundo nos traen una gran riqueza y nos procuran los beneficios y enseñanzas de tal diversidad.
Sé que cada uno de nosotros aprende en nuestra manera única para devolver ese amor y sabiduría al TODO.
Entiendo que si sólo hubiese una forma de hacer algo, sólo necesitaría haber una persona.
Apreciaré tu luz interna única te comportes o no dé la manera en la que considero que deberías, aunque creas en cosas que yo no creo.
Entiendo que eres verdaderamente mi hermano y mi hermana, aunque puede que hayas nacido en un lugar diferente y creas en diferentes ideales.
El amor que siento es por absolutamente todo lo que ES.
Sé que cada cosa viva es una parte de una conciencia y siento un amor profundo por cada persona, animal, árbol, piedra y flor, por cada pájaro, río y océano y por todo lo que es en el mundo.
Vivo mi vida en servicio amoroso, siendo el mejor yo que pueda, haciéndome más sabia en la perfección de la Verdad Divina, haciéndome más feliz, más sana, y cada vez más abundante y gozosa.
Aunque a lo largo del camino puede que me gustes, sienta indiferencia por ti, o me disgustes, no voy a dejar de amarte, de honrar tu singularidad y de permitirte ser tu.
Esta es la llave de la paz y armonía en nuestras vidas y en nuestra Tierra porque es la piedra central del Amor Incondicional.

 

El milagro de curarnos

El MILAGRO DE CURARNOS


En algún momento de nuestra vida, quizás no todos, pero sí la mayoría, sufrimos una enfermedad. El concepto que tenemos sobre ella no es un pensamiento más. Es una creencia, la de estar poseídos por una fuerza que no nos pertenece y que nos ataca. Si bien esta creencia es universal, no todos la vivimos de la misma forma. En occidente, ha sido reforzada por la presencia de un sistema médico que ha obtenido un gran poder que lo ha legalizado colectivamente.
Podemos decir que la enfermedad es un invento. Como la luz eléctrica. La luz siempre existió pero lo que hizo el hombre fue poder manejarla y eso le dio poder. El malestar orgánico o emocional siempre existió pero lo que hizo la medicina fue clasificarlo y eso le dio poder. La creencia sobre la enfermedad no solo es la de una fuerza que nos ataca sino que a partir de esa clasificación, es la de una fuerza que un grupo de personas (los científicos-médicos) puede dominar. O por lo menos ostenta un saber sobre ella y puede ejercer influencia sobre su evolución. Esta influencia ha crecido desproporcionadamente en relación al saber. Actualmente las llamadas enfermedades son desmesuradamente influenciadas por la acción médica sin que haya un saber que sustente lógicamente esa influencia. Se actúa sobre ellas sabiendo muy poco sobre el origen de la enfermedad y mucho menos sobre el sentido de la misma.
Pensemos en un simple resfriado. Se atribuye a un virus pero no se lo combate a él sino al resfriado. Se lo trata de abortar. Se usan antihistamínicos para que las secreciones disminuyan y muchas veces antibióticos porque se habla de alergias bacterianas o complicaciones infecciosas imposibles de comprobar. Esta metodología que influencia el curso de la enfermedad se basa en la misma teoría que sostiene que el sol gira alrededor de la tierra; la observación superficial de un fenómeno sin preguntar nada sobre las características del objeto sobre el cual el fenómeno actúa. Si la física dependiera de los médicos, hoy seguiríamos creyendo que a la mañana el sol está en el este porque a la tarde giró alrededor nuestro.
Pensemos en un tumor. Un pedazo de carne que sobra. Los métodos médicos que influencian su destino se basan en la misma teoría de observación superficial y de ausencia de preguntas sobre las características del sujeto enfermo. El pedazo de carne está de más y hay que eliminarlo. Si no se puede con cirugía, se arrasa con drogas o radiaciones. Los físicos no manejan la medicina y los médicos terminan por creer que una resonancia magnética es una observación profunda. Se sigue observando el fenómeno y no la naturaleza ni el sentido del fenómeno.
Ahora hay dos creencias:
  • el malestar es una fuerza que viene de afuera
  • se puede influenciar sobre esa fuerza con un saber que se llama científico.
Volvamos al resfriado. Pensemos que quizás no es un virus el que lo produce (la fuerza externa) sino que es una de las formas que tiene el organismo de descargarse de una tensión que lleva demasiado tiempo acumulada. No hay fuerza externa. Los virus ya estaban y uno no se contagia de nadie sino que son ellos los que comandan esta forma de descargarse. Esto no significa que no haya virus extraños al organismo y éste intente rechazarlos porque no los reconoce. Los virus son cadenas de información y si traen una información extraña e irreconocible, el organismo se niega a aceptarla y se produce el rechazo de la misma. Pero esto no es lo que ocurre en un resfriado común. Allí hay problemas territoriales y las mucosas se inflaman para obstruir la nariz y no respirar el mismo aire que el enemigo. Los bronquios expulsan moco para escupir al invasor. Los músculos duelen para retirarse de la lucha. Y allí los virus son excelentes colaboradores para generar este estado inflamatorio que si bien es molesto, logra que el ser vivo se aísle y recupere su bienestar. La medicina en lugar de entender esto, ataca los síntomas para que el sujeto vuelva a la cadena de producción lo más pronto posible. Los médicos se comportan como aliados de un poder que exige productividad sin interesarse por la verdadera recuperación del cuerpo enfermo. El paradigma del agente externo como causa siempre presente de la enfermedad sirve a los mismos fines. Si hay un agente externo debe haber un poder que lo pueda combatir. Y ese poder es la científica medicina.
Quizás si esto hubiera quedado allí, tendríamos esperanzas de salir de esa trampa. Pero lamentablemente, la influencia de la acción médica sin un saber lógico que la sustente, generó tantos nuevos saberes vacíos, que estamos atrapados en una red que se retroalimenta de otras disciplinas y de otros saberes. La religión, la filosofía, la psicología, aportan nuevos saberes a esta interminable creencia de la enfermedad como fuerza externa y a la existencia de un grupo que tiene un saber sobre ella.
Escuchamos conceptos que parecen valiosos:
  • Debemos aceptar la enfermedad si vamos a luchar contra ella.
  • La enfermedad es poderosa pero más poderosa es la salud.
  • La salud es el silencio de los órganos.
  • La enfermedad es un mal que debemos saber combatir.
¿Quién podría negar el valor de esas frases?.
Sin embargo, no sirven de nada. Son saberes que se basan en una creencia vacía. Y no porque no se pueda defender esa creencia. Sino porque ya no sirve más. En este contexto, nos han quitado la libertad de elegir.
En la historia de la humanidad, siempre hubo bandos, romanos y griegos, árabes y españoles, buenos y malos, perversos y normales, nazis y judíos. El ser humano podía optar, aún cuando esa opción fuera equivocada. Ahora es imposible elegir ya que se trata de nosotros o los virus, enemigos invisibles que destruyen a todos, sin excepción. Las organizaciones mundiales encargadas de la salud avisan que futuras pandemias son inevitables y elaboran mapas con colores cada vez más intensos y tenebrosos. La humanidad toda enfrenta al enemigo invisible y no hay opción.
Por primera vez, en cientos de años, se está tomando conciencia que no es la tierra la que está en peligro sino esta especie que se ha creído excepcional y que ahora viene a enterarse que su desaparición es posible. La génesis de Adán y Eva ya no calma los temores de una especie que ha inventado el concepto de enfermedad y ahora el concepto en sí mismo la está arrasando. La fuerza externa que nos viene a destruir supera ampliamente el saber autorizado del grupo de personas que la combate. El concepto se escapó de las manos y tiene vida propia. La gente ya no se muere de la enfermedad sino del miedo que el concepto inventado le genera. El miedo no da tiempo a que la enfermedad actúe y nos mate ya que crea por sí mismo una realidad mortal.
Así lo relata el cuento sufí:
“Un sabio sentado en la cumbre de una montaña, ve pasar una sombra y pregunta:
– ¿Quién eres?.
La sombra le contesta:
– Soy la peste.
– ¿Adonde te diriges?:
– A matar mil personas de ese poblado.
– Bueno, ve y mata.
A los pocos días, el sabio se encuentra con un hombre y le pregunta:
– ¿De donde vienes?
– Huyo de aquel poblado que ha sido atacado por la peste y ha matado treinta mil personas.
– Bueno, ve y huye.
A las pocas horas, vuelve a pasar la sombra y el sabio lo detiene y le dice:
– Oye tú, me has engañado, dijiste que matarías a mil personas y has matado a treinta mil, ¿porqué?
– La peste le responde:
– No es cierto, yo solo maté mil personas, el resto murió de miedo.”
Como médico he presenciado muchas veces el fenómeno de una persona que en pleno estado de salud y por hallazgos casuales (pruebas de rutina o un médico demasiado inquisidor) ha sido diagnosticada de un tumor en hígado, pulmón o mama. A los pocos días de ese hallazgo, el estado de salud había empeorado dramáticamente. He visto a algunas personas morir en poco tiempo después de recibir el diagnóstico. Eso es miedo, no es cáncer. Este es el concepto que se le ha escapado de las manos al grupo de científicos que ostenta el supuesto saber de la enfermedad. Y este concepto se ha desbordado y ha creado una realidad autónoma entre otras cosas, porque se ha colectivizado. Se ha vuelto un saber popular.
¿Quien no ha escuchado alguna de las siguientes frases?:
  • El cáncer de páncreas, cuando te lo diagnostican ya es demasiado tarde;
  • la quimioterapia te mata las células malas pero también las buenas;
  • yo sé que me voy a morir, lo que no quiero es sufrir;
  • nunca conocí a nadie que se salvara;
  • la enfermedad avanza, hay que hacer algo… y tantas otras.
El saber colectivo sobre la enfermedad no se diferencia mucho del saber de los médicos, muchos de los cuales jamás se harían (y lo dicen públicamente) el tratamiento que le indican a los pacientes.
Actualmente se escuchan muchas voces que cuestionan este concepto de la enfermedad pero la mayor parte de las veces son ignoradas, reprimidas o tergiversadas. Es en este contexto que debemos dejar de pensar en nuevos instrumentos contra la enfermedad para comenzar a pensar en un nuevo concepto de la enfermedad. Se gastan miles de millones de dólares en investigar y producir drogas cada vez más nocivas para la salud de la humanidad y no cesan de aparecer variantes de la misma enfermedad que no responden a esas drogas o las llamadas nuevas enfermedades sobre las que ni siquiera se tiene alguna droga con la que experimentar.
La ciencia se nota perdida y actúa sin lógica. Solo intenta sacarse de encima un problema inmediato sin pensar en las implicancia futuras de su proceder. No interactúa con el resto de la sociedad que mira azorada la injusticia del poder del que participa. El gobierno que invierte doscientos mil millones de dólares anuales en productos farmacéuticos es el mismo que gasta tres millones de dólares por minuto en armas, mientras deja morir quince niños de hambre en esa misma cantidad de tiempo. La ciencia médica usa el mismo presupuesto manchado de sangre e injusticia. Y en esa confusión trata a los virus con la misma filosofía del gobierno que la sustenta: usa armas mortales. Es justamente ese nuevo concepto de la enfermedad, el que nos va a permitir salir del atolladero en el que el viejo concepto nos ha metido. Si luchamos contra la enfermedad, luchamos contra el mensaje que pretende curarnos.
Cuando una mujer se nota un bulto en la mama, debe parar toda actividad y preguntarse qué le viene a decir ese bulto. Y si no lo sabe, debe recurrir a alguien que la ayude a interpretar ese mensaje. No debe salir corriendo en busca de ese personaje que detenta un saber sobre la enfermedad porque eso la cristaliza en el viejo concepto. Y a partir de allí, solo puede esperar que se instale una guerra en su cuerpo. Y el bulto no vino a declarar la guerra sino a evitarla. Y no es que no debe hacer nada o curarse psicológicamente. Debe instalar la paz en su vida porque el bulto así se lo está exigiendo. Y eso no es poco pero es mucho más de lo que la medicina pretende con su viejo concepto de instalar una guerra entre el cuerpo de esa mujer y el cuerpo de esa mujer.
Los poseedores del saber sobre la enfermedad se escandalizarán ante semejante propuesta. -¡No hay tiempo que perder!; ¡Si no actuamos ahora, su vida corre peligro!- Y comenzarán a citar estadísticas no solo fraudulentas sino aterradoras. Algunos optarán por hablar de los adelantos de la ciencia y nos citarán con absoluta seriedad, los anticuerpos monoclonales, los hibridomas y la fusión entre los linfocitos B y los tumores. Suenan orgullosos de saber tanto. Y es un saber vacío porque es eficaz contra el único mensaje que pretende curarnos. Pero además es un saber corrupto, montado en la sangre de millones de seres humanos, que en lugar de salvar sus vidas, la pierden definitivamente.
No es una lucha entre los que saben y los que no sabemos. Es una lucha entre dos conceptos; el de una humanidad que se destruye a sí misma y el de una humanidad que pretende sobrevivir.
La mujer del bulto en la mama deberá elegir y optar por quimioterapia, radioterapia y cirugía y así seguir avivando el viejo concepto que nos está destruyendo o podrá hacer un verdadero cambio en su vida y dejar de sufrir por su hija que la ignora o por su esposo al que no ama. En ese cambio, habrá entendido el mensaje de ese bulto que viene a decirle: -¡No pongas más el pecho!; ¡Deja de ser madre y acepta ser mujer!; ¡Libérate de ese hombre al que no amas!-, -¿Pero quien me da las garantías de que el bulto no crecerá o que sus células se irán a mi cerebro o a mis huesos?-, dirá la mujer, envuelta en las informaciones científicas pero a la vez en la realidad de conocer a tanta gente que sigue ese camino. -Nadie- se le responde, -absolutamente nadie-.
Desde el viejo concepto (la enfermedad como fuerza que nos destruye), se le citarán estadísticas sobre lo que le podría pasar si no hace lo que el grupo que sabe le dice que haga. Desde el nuevo concepto (la enfermedad como mensaje para sobrevivir), se le pedirá confianza en que si hace los cambios que debe hacer, se curará. No parece ser muy interesante la opción.
Es así que la mayor parte de la gente opta por intentar hacer las dos cosas o parte de ellas o casi ninguna de ellas. O lo que sucede con frecuencia, opta por el viejo concepto y cuando ya no obtiene respuesta de él, se vuelca al nuevo concepto. ¡Cuánto miedo!
Filosóficamente, cualquiera de estas opciones viola uno de los principios en los que se funda la realidad, el de la no contradicción: -Una cosa no puede ser y no ser a la vez-. Llamativamente, buena parte de los médicos del viejo concepto están apoyando estas opciones como si con ello colaboraran con la salud del paciente. Sin embargo, esa es la realidad.
El psicoterapeuta Mario Litmanovich dice claramente -¡Necesitamos médicos sin miedo!; esa es la única manera de salir del atolladero-. Creo también que necesitamos pacientes sin miedo.
Es desde este lugar que proponemos el milagro de la curación. Milagro viene del latín y su origen es asombrarse. Curación proviene de cuidado. De eso se trata. El asombro de cuidarnos. De protegernos, de no quedarnos solos y sentir miedo. Allí aparece el asombro.
Todos estamos entrelazados y somos la humanidad. No somos el paciente enfermo. Somos la humanidad enferma. Y entonces aparece el cuidado. La necesidad de tratarnos comos almas, no como cáscaras.
El médico alemán Hamer repetía en sus seminarios una presentación que siempre culminaba con un frase: -Necesitamos médicos de manos calientes que hagan de la medicina un acto sagrado-. Allí estaba el centro de su propuesta. Sagrado siempre es citado como originado en sacrificar pero el sacre es un ave de rapiña. Y así se llamaba al halcón en épocas antiguas. Un ave sagrada cuyas uñas retorcidas le permiten sobrevivir hasta que madura y se vuelven inútiles. Allí debe tomar la decisión de arrancárselas con el pico si pretende sobrevivir. Si lo hace, vive una nueva vida, una nueva oportunidad de ser joven y sagrado.
El milagro de curarnos es eso. Volver a nacer fuera de nuestros roles y percibirnos como almas que se relacionan con almas. Dejar de ser hijos, esposos, madres, padres, médicos, abogados, exitosos, fracasados o perversos. Y renacer como almas con cuerpos que son usados, no descuidados.
Para ello, estamos acá. No para descubrir vacunas sino para tomar conciencia. De lo que somos y hacia donde vamos.
Dr. Fernando Callejón
A %d blogueros les gusta esto: