La Plenitud del Ser

Hoy las mujeres salimos a la calle, cómo todos los días, para ir al trabajo, a la compra, a realizar las tareas cotidianas, a pasear… pero parece que hoy hay otro motivo más para salir… ¡¿reclamar los derechos?!

Sé que este escrito puede levantar emociones encontradas, reconozco todo cuanto se reclama, aunque no lo veo en mi vida. Siento que mientras el problema no está resuelto dentro de cada mujer, habrá que salir a defender lo que cada cual crea que se está haciendo mal.

Hace muchos años que no necesito la aprobación de nadie, que no me considero inferior ni superior en ningún aspecto a nadie, he reconocido el poder que me habita, vivo plenamente y observo como ha cambiado todo a mi alrededor desde ese momento.

Sí, salgamos a la calle, pero antes de salir siente tu poder como Ser Creador eres, siente tu Fuerza y tu Vulnerabilidad, siente tu Valentía, y por qué no tus temores, reconócelos  y suéltalos. Deja de esperar que fuera de ti aparezca el reconocimiento, la igualdad, el respeto, porque si en ti no está no lo podrás encontrar fuera. Y se que te puede parecerte que esto es psicología barata, ¡perfecto! es tu opinión, no te lo voy a discutir. Sin embargo  te digo que si dentro de ti no reconoces el mundo pleno, dichoso, abundante, feliz…. fuera tampoco lo verás.

Ya sé que ves otras cosas, ves el dolor de tus semejantes, la precariedad, la desigualdad… lo sé, sé que eso es lo se ve cuando dejamos de vernos a nosotros mismos verdaderamente. Pero permíteme que diga que eso no es lo que eres, ERES grande como cualquier ser humano, eres valiosa, sensible, magnificente… somos todos lo mismo, lo único que nos diferencia es el personaje que cada cual representamos y que además es un ilusión, una farsa que no refleja nuestra verdadera esencia.

Y ahora si quieres sal al mundo sintiéndote orgullosa de ti misma, de tu esencia, del AMOR que eres.

¡¡¡¡¡Vivan los seres humanos que son capaces de reconocer su Grandeza!!!!!

Senai Rubio

El encuentro con la divinidad del otro

Anuncios

Aceptando los cambios

La vida cambia, cambian las estaciones, cambia la noche en día, cambia el clima, cambian los gustos, cambiamos con los años, de trabajo, de casa, de coche, de sueños, cambiamos por dentro, por fuera… todo es cambio, un cambio permanente.

He vivido cambios pequeños, medianos y grandes. He sentido mi cuerpo cambiar. Ha cambiado mi forma de respirar, de sentir, de pensar, de vivir. Desde que vine a la vida todo han sido cambios, cambios y espero que continúen habiendo cambios. Cambiamos. Todos cambiamos, todo a nuestro alrededor cambia. Sin embargo muchas veces nos empeñamos en que todo siga igual, aferrándonos a lo que vivimos.

Hoy miraba por la ventana el amanecer y todo estaba cubierto con una espesa niebla que impedía ver el paisaje. El sol comenzó a despuntar y la niebla se resistia a despejar, poco a poco fue desvelando todo cuanto ocultaba, lo hizo muy despacio, sin prisa. Apenas dejaba ver lo velado, solo se podía intuir lo que ocultaba. La luz fue creciendo progresivamente y la niebla empezó a dar su brazo a torcer y comenzó a disolverse en la luz. Ahora unas 4 horas más tarde aun quedan restos de una bruma perezosa que no desea el cambio y que me recuerda que todo en la vida se va desvelando poco a poco.

Vivimos tiempos de cambios. Cuando me topo con ellos prefiero no resistirme, aceptarlos es avanzar, resistir ya no es una opción para mi.

Cuando me encuentro ante un cambio me pregunto: ¿qué es lo peor que puede pasar si lo acepto? La respuesta que siento es: Nada.

Perder el miedo al cambio es un acto de confianza, es saber que lo único que puede pasar es que no me guste y me planteé volver a cambiar.

Los cambios son formas de experimentarme en toda mi capacidad creativa, reaprender a vivir el momento presente. Me recuerdan que nada es para siempre en este planeta.

Solo hay una cosa que no ha cambiado ni cambiará… mi esencia.

¡¡¡Que cada cambio saque de ti lo mejor!!!

Senai Lee el resto de esta entrada »

Sentada frente al ordenador, extrayendo las palabras del agobiante transcurrir del pensamiento, respiro y siento. Surgen cascadas de ideas, palabras desordenadas, sin orden ni concierto, queriendo dejar salir tal algarabía. Más es imposible unir una palabra con otra, pues nada que ver tienen entre si. Mente pensante sin sentido, ideas de peregrino loco que no sabe donde poner el foco, inquietante pensamiento de disparates sin sentido. Justo es eso!!!  el sentido es lo que falta.

Respiro y siento, y en el sentir descubro la ausencia del pensamiento, la paz que adormece y serena  la intranquila mente que me acompaña. Respiro y siento, y en el sentir siento la vida en mi, la saboreo, la descubro, como el sutil perfume de una rosa, indescriptible y sublime, que evoca en mi ser los recuerdos del amor vivido en aquellas altas cumbres de frondosos valles, donde el pensar era innecesario y solo sentir mostraba la vida. Vida sin palabras, solo vida. Vida que enaltece a la propia vida.

images-3

Despejada ya la senda, de pensares sin sentido, dejo entrar en el instante presente la contemplación. Abiertos los sentidos escucho el trinar de los pájaros, el susurro de la brisa, la caricia del calor sobre mi piel. Y así  me descubro en el placer de sentir la vida. Vida sin ti no vivo, sin ti no soy, sin ti no existo.

Gracias vida por vivir en mi y darme la oportunidad de sentir.

2015:16 Folleto Árbol de la vida Huelva-Sevilla copia

Os presento el nuevo curso sobre el Árbol de la vida y el autoconocimiento

Espero sea de tu interes.

Un abrazo

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción.

En Biodanza trabajamos con esto desde el año 1957.

Con el permiso de su autora, quiero compartir este artículo que leí hoy. Las palabras escritas en él también suenan en mi corazón.

Podemos ser hombres y mujeres auténticos, que vivimos la vida salvajemente y como dice el artículo…

“… seres completos en proceso de crecimiento se embarcan en un viaje de autoconocimiento en el que descubren en el compañero, en la compañera un “tesoro espiritual”. En la intimidad renuevan su amor mirándose a los ojos, aullando al unísono, dejándose conmover por el alma salvaje del otro. La relación es una vía espiritual para despertar a la totalidad de su Ser. Un vínculo así es una verdadera fuerza de la naturaleza”.

Mejor léelo.

El compañero de la Mujer Salvaje.

 

Hola mundo, buenos días.

Hoy leía el comentario de un buen amigo fotógrafo, Antonio Cano, muy bueno por cierto, que pedía opinión sobre qué acciones debía tomar ante el uso reiterado de una de sus creaciones, por la misma persona y sin su autorización en un blog,  y que después de haber denunciado a google dicho uso, de ser aceptada la denuncia y retirada la imagen del blog de dicha persona, ésta la vuelve a usar nuevamente en el mismo blog. Pues bien, ante esta situación  me planteé una reflexión, posiblemente absurda, o demasiado metafísicas.

Cuando creamos algo estamos utilizando uno de los potenciales más preciado que tenemos y que nos acerca a nuestra condición divina. La Creatividad.  Toda creación en la vida tiene un autor, ya sea una puesta de sol, un amanecer, las flores, los animales, un libro, una obra de arte, un edificio, en fin, todo es creado por alguien, todo tiene un autor.

Me pregunto: ¿a quién le pido permiso cuando fotografío una puesta de sol, un paisaje, un edificio? ¿acaso no estoy copiando la creación de alguien al fotografiarla? ¿que copyright tiene la naturaleza? ¿de dónde proceden las ideas del escritor, la inspiración del pintor? ¿estaban las ideas flotando en el universo y alguien las captó y plasmó?

Cuando escribo un artículo  siento que solo soy el canal de expresión de algo que no me pertenece, que solo es un momento en el que estaba atenta y deje que la inspiración se colara en mi mente. Pero no me siento propietaria de nada. Simplemente dejo que suceda el acto de la creación. Muchas veces escribo algo que guardo y no publico, un rato mas tarde, leo en internet un artículo que dice lo mismo que yo había escrito momentos antes. Lo que hace plantearme ¿nos hemos plagiado?. No, solo accedimos a la misma fuente y  tomamos la misma idea, uno la publico y otro no.

¿Cuál es el lugar donde residen las ideas y quién es el autor de las mismas? ¿dónde están registradas las creaciones de este inmenso universo, donde las ideas existen en ese espacio infinito sin tiempo, esperando a que alguien las plasme?, no lo sé, solo sé que nada me pertenece, que solo soy una simples usuaria de este infinito universo donde todo está creado de antemano.

Siento que hasta que no seamos capaces de compartir libremente la creación que ha llegado a través de nuestro potencial, sea cual sea, continuaremos viviendo en un mundo de dueños y usuarios, donde todos debemos pagar por aquello que no le pertenece a nadie, por aquello que realmente no tiene dueño.

DSC_0200

¿A quien le pago el copyright?

Todas las creaciones reflejan la magnificencia de la inspiración captada por los sentidos. Las fotografías, los poemas, el arte en si,  expresa un instante de inspiración que ha sido captado por un ser que ha eliminado las barreras para que surja la creatividad.

No juzgo que haya quien sienta la necesidad de reclamar la autoriza de su creación, simplemente he sentido la necesidad de plasmar unas cuestiones que han surgido ante el planteamiento de mi amigo. Al que deseo darle las gracias por esta reflexión.

Gracias Antoni Cano por captar la belleza de esa forma tan maravillosa.

A %d blogueros les gusta esto: